Apostillas en La Paternal

Número histórico para Marcos Britez Ojeda al cumplir 185 partidos con la camiseta de Los Andes. Mientras, el Chapu Bordacahar enmudecía a La Paternal y Maxi Gagliardo construía un muro en su arco…

Foto: Jonathan Rincón

Por Pablo García

MARQUITOS YA ES UN HISTÓRICO: El canterano Marcos Britez Ojeda cumplió ayer un número histórico con la Mil Rayitas: 185 partidos que lo colocan entre los 15 futbolistas que más defendieron la camiseta de Los Andes; lugar que comparte con Gaby Lobos, quien hoy es manager de nuestra institución. ¿Qué significa este club para Marcos? “Es mi casa porque nací y me crie acá”, comentó. Su trayectoria profesional en el Rojo de Lomas se remonta a 2004, cuando el Nene Díaz (lo había dirigido en las Inferiores) mandó a un desgarbado volante a debutar con la camiseta número nueve (9) en la espalda en Lomas y ante Morón. Este patrón del mediocampo ayer cumplió una cifra histórica, juntamente en una cancha donde dio la vuelta olímpica en 2008, tras aquellas finalísimas de la Promoción con Nueva Chicago. “Al club le debo mucho porque me ha formado como persona y futbolista. Por eso uno está siempre agradecido, tratando de dar el máximo con la camiseta para devolverle todo lo que me dio Los Andes, y además disfrutar cada vez que me toca defender estos colores”, sentenció el volante, al dar un paso histórico. Del actual plantel le siguen en presencias el Negro Zeballos con 151 partidos y Maxi Gagliardo cierra el podio con 143 cotejos.

GOLES SON AMORES: Nuestro optimista del gol volvió a inflar las redes con un cabezazo. “Deseaba con todo el alma que sea gol porque lo venía buscando hace mucho. Por suerte, Huevo (Moreno) metió un centro espectacular y pude meter la cabeza. Por ahí podríamos haber convertir alguno antes. Creo que el empate es justo”, describió Chapu Bordacahar. El delantero que es puro temperamento y sacrificio, tuvo su segundo desahogo con la Mil Rayitas, en un momento donde todo se hacía cuesta arriba por el resultado y la cantidad de situaciones que había desperdiciado el local.

UN MURO: Parece que Maxi Gagliardo se enojó por no mantener el arco invicto y, encima, que le hayan picado la pelota en la pena máxima. Se transformó en un pulpo para atrapar y tapar cualquier disparo al arco. El 1 fue pieza fundamental para mantener la diferencia mínima y posterior empate, especialmente en el complemento. Entre las más destacadas una doble tapada: fuerte remate de Javier Cabrera y gana espectacularmente el rebote a Fydriszenwski. Más tarde, se lo tapó a Sandoval que entraba solo por el segundo palo ¡Un monstruo! Si hasta lo felicitó Biggeri: “Feliz por Gagliardo que necesitaba una actuación así. Hoy estuvo muy bien, mantuvo el arco y pudimos igualar el partido”, comentó su entrenador. Por su parte, Maxi sostuvo: “Esta actuación se la debía debiendo a mis compañeros y la gente que siempre apoya”. “Tengo bronca por no mantener el cero en la valla, pero llegaron bastante y rescatamos un punto importante. Ahora trataremos de volver al triunfo en Lomas”, sentenció el 1 Mil Rayitas.

TE LA PICA PERO SE LOS ERRA DEBAJO DEL ARCO: El jugador del apellido difícil, Francisco Fydriszenwski, se despachó con una definición exquisita en el penal, al picársela a un costado a Maxi Gagliardo. Pero después, el delantero con pasado en Villa Dálmine fue una máquina de desperdiciar oportunidades: Guruceaga se la sacó en la boca del arco; Maxi le ganó un mano a mano y en otra oportunidad remató completamente desviado. Tras la igualdad, Fydriszenwski tuvo una ocasión más: luego de un cabezazo de Kevin McAllister que rechazó el palo, recibió la pelota solo en la boca del arco, pero desperdició nuevamente una chance increíble.

AMAGARON CON EL PARO: A falta de una hora por comenzar el partido, la persianas del estadio Diego Armando Maradona estaban cerradas ¿No se juega el partido? La UTEDYC, que nuclea a los trabajadores de entidades deportivas y civiles, decidió no presentarse por falta de pagos, por lo que no se podía realizar la apertura de la cancha al público. Pero, casi a la llegada del micro que traía al plantel de Los Andes, el personal comenzó poco a poco a aparecer junto a las pecheras con las que identifican. Y todos contentos…

UNIDOS POR EL DOLOR 2: Si bien ya se había realizado el minuto de silencio en Lomas ante Chicago, Los Andes fue partícipe nuevamente del respetuoso dolor en el fútbol por el dramático accidente aéreo que involucró al plantel de Chapecoense. En esta oportunidad, la casaca Mil Rayitas tenía estampado el escudo del club brasileño, realizado especialmente por este duelo. Bajo el lema #FuerzaChape, el local conmemoró el dolor provocado por la tragedia, sumada al respeto y el aplauso de su público.

 

Martes 6 de Diciembre de 2016 | Fútbol Profesional


subir