Los chicos crecen

Carlitos Fernández pegó el salto de Reserva a Primera y hoy disfruta su primera pretemporada junto al plantel profesional. "Yo me divierto jugando a la pelota porque es lo que amo hacer", dice con la misma desfachatez que muestra en la cancha.

Para muchos es una cara nueva. Para nosotros que lo conocemos de chico, no. Carlitos Fernández se destacó en Inferiores y el último semestre pegó el salto más importante desde la Reserva. Gracias a su buen momento en el equipo de Darío Pérez, el delantero categoría 97´ se ganó un lugar en Primera y hoy ya está en Balcarce con el sueño cumplido de disfrutar su primera pretemporada. "Quiero aprovechar la máximo la oportunidad", admite desde las sierras. 

¿Qué significa esta posibilidad de integrar el plantel principal?

Y para mí es una alegría enorme estar entrenando con Primera. Hice un sacrificio muy grande junto a mis viejos para vivir esto y lo único que quiero es dejar todo de mí y seguir aprendiendo.

¿Cómo te definirías para aquel hincha que no te conoce?  

Soy un delantero rápido, que juega por afuera y le gusta patear seguido al arco.

¿Tenes algún referente en tu puesto?

De Los Andes miro mucho Vombergar. Más allá de que sea 9 tiene mucha velocidad y es fuerte. Y de afuera Cristiano Ronaldo o el Gordo Ronaldo cuando jugaba.  

Sos uno de los mejores ejemplos que demuestra el valor que tiene el Torneo de Reserva…

Sí, a mí me sirvió muchísimo. Me ayudo a mostrarme un poco más y que me tengan en cuenta de arriba. Cada vez que jugaba sabía que tenía que aprovecharlo.

¿Cuáles son los partidos que más recordás?

Uno de los primeros con Atlanta, que entre un ratito y me perdí un mano a mano increíble. Pero eso me dio mucha confianza. Y el de Chicago fue el que más marcó. Perdíamos 2-0 de visitante y convertí los dos goles. En el segundo me dolía todo.  

Tenes una hinchada muy especial…

Sí, mi mamá, mi papá, mi novia y mis hermanos siempre estuvieron atrás y me apoyaron en cada decisión que tomé jugando a la pelota. Son muy importantes para mí.

Recién dijiste “jugar a la pelota”. No es común escuchar esa frase en la boca de un jugador de fútbol…

Es que es así. Yo me divierto jugando a la pelota porque es lo que amo hacer. Cuando era chico, en el barrio me llamaban para jugar por plata y a mí no importaba. Con tal de jugar un rato ya era suficiente.

Y ahora sos todo un profesional, ¿qué te dicen tus amigos?

Algunos me preguntan, otros me felicitan. Pero yo trato de seguir siendo el mismo. Me entreno y esfuerzo todos los días para seguir creciendo. No puedo bajar los brazos.

 

 

Lunes 9 de Enero de 2017 | Fútbol Profesional

subir