Vale con un refuerzo

Se perdió la primera rueda por una dura lesión y hoy otra vez está de vuelta con el grupo. Luis Zeballos recibió el alta médica y se entrena en Balcarce buscando su revancha en 2017. "Lo mejor está por venir", repite el Negro. Vamos, ídolo.

Estaba en su mejor momento. Terminó en un gran nivel el Torneo Transición 2016 y se preparaba para el partido de la Copa Argentina ante Estudiantes (La Plata). Pero una jugada inexplicable en un amistoso de preparación le provocó una rotura del Tendón de Aquiles y todo fue volver a empezar para Luis Zeballos. "Al principio me costó mucho porque nunca había vivido algo así, pero gracias a Díos lo pude superar, y hoy solo quiero estar en un cancha. Se que lo mejor está por venir", expresa el volante central en plena preparación Mil Rayitas.

¿En los momentos difíciles a qué te aferraste?

Y la familia juega un papel muy importante. Obviamente que cuando me sucedió la lesión tuve llamados de todos mis compañeros, dirigentes, conocidos, pero me aferré y me hizo fuerte tener cerca a mis hijos y mi señora, que me aguantaron en todas.

No habías tenido lesiones graves en tu carrera y te tocó quizás la más complicada, ¿fue doloroso el postoperatorio?

Al principio sí. Más allá del dolor, el tema era que no podía moverme y la cabeza te maneja todo. Pero una vez que empezas a hacer kinesiología, las cosas cambian y eso te da fuerza para seguir adelante. Por suerte antes de la pretemporada recibí el alta y volver a trotar fue un alivio muy grande.

En alguna oportunidad te tocó concentrar con el grupo, ¿eso también te ayudó a cambiar el aire?

Muchísimo. Tuve 3 meses sentado en mi casa, no sabía qué hacer y un día vine a ver al entrenamiento y Oscar (por el presidente Ferreyra) me propuso si quería viajar. Y la verdad que me hizo muy bien. Necesitaba distraerme y estar otra vez con el grupo.

¿Cómo viste al equipo en la primera rueda?

Creo que como lo vimos todos. Fuimos de menor a mayor y Anibal (por el entrenador Biggeri), de a poquito, fue encontrando su idea de juego. Me parece que terminamos en buen nivel y apuntando a más.

¿Qué nos podés decir del momento de Gustavo Turraca? ¿Te sorprendió algo?

Sorprenderme, no. El era el que no me hacía aflojar a mí porque yo sabía que en cualquier momento estaba para jugar. Y la verdad que me pone muy contento por un montón de cosas. Porque nadie le regaló nada, porque salió de las Inferiores, porque es una gran persona. Se merece este presente..

¿Qué te dejó la fiesta del Centenario?

Mucha emoción. Como dije antes del evento, uno se siente privilegiado estar vistiendo ésta camiseta en los 100 años. Es un club hermoso, muy grande, y lo demostró ese día con un festejo inolvidable. Meter 30.000 personas en una cancha no es poca cosa y te enorgullece ser parte de todo esto.

 

Miércoles 11 de Enero de 2017 | Fútbol Profesional


subir