INSTITUTO 3

Otra derrota fuera de casa. El Milrayitas ganaba con un gol de Montero, pero en el segundo tiempo cometió muchos errores y se quedó con las manos vacías. Ahora, habrá que levantar frente a Unión.

Por Leandro Saltamerenda

Viajó con todas las ilusiones. Después de dejar escapar dos puntos importantes ante Belgrano, Los Andes se fue renovado hacia Córdoba, con ganas de recuperar el terreno perdido. No era para nada fácil superar la prueba ante Instituto. Se sabe de las dificultades del team del Sur de conseguir triunfos en tierras cordobesas. Además, enfrente estaba la Gloria, un rival que venía en alza y que lo había derrotado 4-2 en la primera rueda. Por eso, el conjunto de Enrique Hrabina tomó sus recaudos y jugó este encuentro con un solo propósito: traerse un buen resultado.  Y, gracias al gol de cabeza de Gastón Montero, lo estaba logrando. Sin embargo, un flojo segundo tiempo dejó al Rojo con las manos vacías y sin consuelo. Al final,  fue victoria por 3-1 para el local y otro golpe al corazón del Milrayitas.
A pesar de las diferentes variantes tácticas probadas durante la semana, Quique Hrabina utilizó el mismo esquema que ante el Pirata y se la jugó con el 3-4-2-1. Eso sí, no pudo repetir el equipo. La suspensión por cinco tarjetas amarillas de Cristian Vega aceleró el regreso de Patricio Grgona. De esta forma, el Pato volvió a su posición de último hombre y Nicolás Foglia se ubicó como stopper derecho. Por su parte, el equipo cordobés llegaba disminuido; con tres bajas importantes. Pero, pese a ello, fue el anfitrión quien comandó las riendas del encuentro. De la mano de Chavarri y Lázaro, la Gloria comenzó a lastimar con el juego por las bandas y llevó cierto peligro hacia el arco de Cubito Cáceres. En cambio, Los Andes apostaba al contragolpe y a la potencia de su goleador Juan Martín. Justamente, la más clarita llegó en la cabeza del Grandote. El ex Estudiantes (Buenos Aires) conectó un centro desde la derecha de Gonzalo Bustamante y su testazo se estrelló en el travesaño. Sí, otra vez, el poste se cruzaba en su camino, y le ahogaba un nuevo grito de gol…
Ese cabezazo fue un antes y un después para el desarrollo  del primer tiempo. Porque le sirvió al Milrayitas para ganar confianza y mostrar una mayor superioridad. Instituto cedió el protagonismo y comenzó a sufrir desatenciones defensivas. Por eso, no sorprendió ese vendaval del Milrayitas. En un par de minutos, el CALA metió a su rival contra su arco y tuvo un par de jugadas para adelantarse en el marcador. Y, como dice el dicho la tercera fue la vencida. Después de un tiro de esquina, el lateral-volante Gastón Montero ganó en el juego aéreo y puso el 1-0. Se hizo justicia. Los de Lomas eran más y merecían el segundo. Por su parte, la Gloria deambulaba por la mitad de cancha; poco se parecía al equipo de los minutos iniciales. De esta forma, los de Hrabina aprovecharon su momento, aunque se fueron al entretiempo con un solo gol grito en el bolsillo. Lo tendría que haber liquidado…
Salió con todo. La charla técnica de Ghiso dio resultado, e Instituto dejó atrás su apatía ofensiva. La entrada de Cardozo le dio mayor movilidad a la línea de volantes, y el delantero Romero empezó a inquietar a la defensa contraria. Primero arremetió con tiros de media distancia, y luego se inclinó por abrir la cancha. Claro, así llegó el empate transitorio. El joven delantero desbordó, mandó el centro y Lucas Concistre selló el 1-1. Nada que hacer para Cubito. Fue un baldazo de agua fría. El Milrayitas no despertaba de su letargo y sufría ante cada ataque rival. Encima, en la jugada siguiente, Romero aprovechó una mala salida del fondo y clavó el segundo. Un mazazo psicológico. Ni Freud le podía levantar la moral al CALA. Fueron dos goles en tres minutos y un resultado impensado. Es que con el 2-1, los cordobeses tuvieron todo a su favor. En cambio, Los Andes no estaba en su noche; las pocas situaciones que generaba no las concretaba. Lo tuvo Martín y su remate salió desviado. También contó con una chance del ingresado Arce, aunque su cabezazo no encontró la red.
Faltaba poco y el destino estaba echado. Sobre el final, el hombre de Tartagal vio la roja, y Cardozo sentenció el 3-1. Fue derrota, una más lejos de casa. El tiempo pasa y Lomas no encuentra respuestas. Ahora, habrá dos partidos consecutivos, en el estadio Eduardo Gallardón. Con Unión e Independiente no se aceptan errores; hay que ganar…

 


SINTESIS


Instituto (3): Laureano Tombolini; Damián Toledo, Alejandro Rébola, Tomas Charles; Ricardo Chavarri (ST 27` Eduardo Casais), Facundo Agustinoy, Ignacio Griva (ST Diego Cardozo), Ezequiel Lázaro; Nicolás Crocce (ST 20` Pablo Frontini); Silvio Romero y Lucas Concistre. DT: Jorge Ghiso. Suplentes: Rodrigo Cervetti, Facundo Torres, Ramón Abila y Diego Nadaya.


Los Andes (1): Walter Cáceres;  Nicolás Foglia, Patricio Grgona, Mariano Sardi; Matías Maidana, Javier Bergés (ST 29` Gustavo Arce), Marcos Brítez Ojeda, Gastón Montero; Jaime Molfeso (ST 42` Daniel Fernández), Gonzalo Bustamante (ST 27` Juan Ignacio Acosta Cabrera); y Juan Martín. DT: Enrique Hrabina. Suplentes: Luciano Díaz, Walter Alcaraz, Darío Ruiz y Alberto Yaqué.


Goles: PT 33` Montero (LA); ST 17` Concistre (I),  19` Romero (I) y 42` Cardozo (I).

Amarillas: PT 4` Bergés (LA), 32` Charles (I), 34` Brítez Ojeda (LA) y 35` Montero (LA); ST 11` Toledo (I), 22` Bustamante (LA), 26` Grgona (LA), 31` Tombolini (I) y 40` Romero (I)

Expulsados: ST 30` Hrabina (DT de Los Andes) y ST 41` Gustavo Arce (LA).

Arbitro: Javier Ruiz

Asistentes: Carlos Krauss y Ariel Scime

Estadio: Monumental, de Alta Córdoba.

 

FOTO: Gentileza Telam.

Viernes 6 de Marzo de 2009 | Fútbol Profesional


subir