Color local

La plaqueta al eterno Beto Yaqué, y el debut en Primera de Checho Bogado. La alegría no fue completa, sólo faltó la victoria...

Por Leandro Saltamerenda

EL GOLEADOR DE LAS DOS DECADAS: Era una tarde especial. Alcanzar los 20 años de trayectoria futbolística no se cumplen todos los días. Por eso, esa plaqueta, ese merecido homenaje, ese reconocimiento del hincha de Los Andes. Porque Carlos Alberto Yaqué no es un jugador más para el público de Lomas. Es el eterno goleador, el que no claudica jamás. Y, a pese al empate final ante Independiente Rivadavia, seguramente su balance personal fue positivo, ¿no Beto? “Fue algo mágico, soñado. Tal vez hubiese sido redondo si nos quedábamos con los tres puntos, pero ya está. Ahora hay que seguir trabajando”, explicó el delantero en su primer contacto con la prensa. “En el festejo me acordé de mis hijos, de mi señora, de mis viejos, que son los que están al lado mio. Y, también de la gente, porque me apoyo en todo momento, y con este reconocimiento me ha hecho muy féliz”, agregó. Es verdad, el Milrayitas no ganó, pero Yaqué otra vez dijo presente, y se abrazó a la red, como siempre…


EL SUEÑO CUMPLIDO: No se lo va a olvidar jamás. Para Sergio Bogado, este 21 de marzo de 2009 será una fecha memorable, el día de su debut en Primera. A tan sólo cuatro días de cumplir 20 años, el juvenil nacido en Avellaneda tuvo su bautismo de fuego, y cumplió con creces el pedido del entrenador Luís Blanco. “Estaba ansioso, pero con mucha confianza. Me sentí muy cómodo, porque mis compañeros me apoyaron en todo momento. Al principio me costó entrar un poco en juego, y después me acomodé bien en la cancha”, comentó el central. “Fue una experiencia única. Además, la concentración estuvo muy buena. A mi me tocó compartir la habitación con el Pelado Fernández y Foglia, y me ayudaron mucho. Acá hay un grupo bárbaro.”, añadió. Y, para ser más inolvidable este estreno con la camiseta del Milrayitas, a Checho le tocó a enfrentar a Ariel Ortega, uno de sus ídolos. “No lo podía creer. Cuando salí a la cancha, y lo ví fue una sensación única. Es algo que voy a recordar por siempre”, concluyó. Ah, ¿por qué salió? “Se me acalambró todo. Creo que fueron los nervios”, se sinceró Bogado. Igual, el sueño fue cumplido…

Sábado 21 de Marzo de 2009 | Fútbol Profesional


subir