Pintaron juntos nuestra casa

Un grupo de socios tuvo una idea que nació en WhatsApp y terminó con un cambio de cara total del Estadio Eduardo Gallardón. Para ellos y la Comisión Directiva, una palabra describe lo hecho: orgullo.

Clipping Zonal Clarin (Nota Publicada en la edición del Jueves 1/10)

Por Leonardo Torresi 

El estadio Eduardo Gallardón recuperó sus colores más fuertes. Encandila verlo. Un grupo de socios y socias encaró la tarea de repintarlo de punta a punta. Casi una epopeya, pero lo están logrando: la nueva cara ya se disfruta.

Tincho, Matías, Leandro, Joni, Chicho, Cacho, Sabrina, Yanina, María Belén, Gaby, Abel, el Monito, y otros tantos lo soñaron en el grupo de WhatsApp (y de amigos milrayitas) “Revolución Lomense”, donde pasan el día hablando de Los Andes y su campaña en la B Nacional. No quedó ahí: pasaron a la acción.

Así que durante varios fines de semana, encontrando los tiempos entre las fechas de partidos y los días de lluvia, cargaron las latas, agarraron los pinceles y las brochas, y se pusieron a trabajar. La tarea fue coordinada con la Comisión Directiva, que aportó pintura a través de un sponsor y distintos elementos para la campaña.

El grupo lanzó rifas y unos bonos contribución para comprar lo que necesitaba. Y armó una campaña muy intensa en las redes sociales para sumar apoyos y brazos.

Empezó por la tribuna Horacio Palacios. Gran reto desafiar a un “monstruo” de cemento que puede alojar a 19.000 espectadores. El paso siguiente fue la cabecera Centenario. El plan sigue con las laterales Jorge Ginarte (Boedo) y Familia Da Graca, del lado de Portela.

“Salió la idea entre amigos y amigas, nos organizamos, y ahora es una realidad. Invadimos las calles con los bonos y rifas para recaudar fondos. Todo es por el amor que le tenemos al club. La cancha es nuestra segunda casa y nos propusimos que se viera hermosa”. Escuchar a Martín Carrivale, Tincho, uno de los impulsores de la idea, moviliza las emociones de cualquier hincha.

Yany Vallejos, otra fanática, aporta lo suyo: “Siento felicidad por hacer algo para Los Andes. El estadio ahora tiene vida, tiene color. Hace más de 10 años que vengo a la cancha. Los Andes merece cosas lindas y eso es maravilloso, Fuimos muchas la mujeres que agarramos el pincel.” En las tareas participaron alrededor de 30 socias y socios. Usaron unos 3.500 litros de pintura, según calcula Tincho. Aunque fue lo más grueso, el trabajo no se limitó a pintar escalones. También le devolvieron el color a los paraavalanchas, pintaron unas canchitas al pie de las tribunas para que los más chiquitos se entretengan durante los partidos y marcaron las ubicaciones donde los socios Franco Corimayo y Pablo Blas se ubican con sus sillas de ruedas los días que juega Los Andes.

Para el presidente del club, Hernán Celona, Los Andes gana mucho con estas iniciativas: “Que se haya acercado un grupo de socios a pintar el Gallardón nos genera mucho orgullo. No era algo fácil, por la situación económica del país y se iba a complicar con la mano de obra”, dice.

Mientras los socios y socias se organizaron para arrancar, el club cerró un acuerdo con una empresa (Orda Plast) que aportó la mayor parte de la pintura. “Lo hicimos en conjunto, y la verdad que los chicos trabajaron muy rápido, con mucho compromiso y amor -se alegra el presidente Celona-. Esperamos que podamos seguir tirando ideas con los socios y socias y seguir pensando en el bien de Los Andes, que es nuestro anhelo”.

Matías Alegre, otro militante de esta causa, cierra orgulloso: “Ver nuestra casa hermosa, a nuestros amigos que dejaron todo, pensar que el día de mañana nuestros hijos dirán ‘yo era chico y pinté la cancha con mi viejo´, todo eso me infla el pecho”.

Domingo 4 de Noviembre de 2018 | Info Diaria

subir