La abuela Mil Rayitas

Entrevista exclusiva junto a María Pica Ríos, la fana del momento. Una charla en la que habló de todo: su llegada al barrio, el amor por los colores y sus deseos más profundos: ver a su bisnieto Santiago, luciendo la Mil Rayitas, y salir campeón, claro.

Por Matías Cala (producción especial)

Madre, abuela, bisabuela, futbolera, apasionada, fanática, tranquila, divertida, memoriosa, buena gente, pero por sobre todas las cosas: hincha fanática de Los Andes. No es casualidad que cumpla los años un primero de enero. Para los que la conocen es María Alcira “Pica” Ríos. Para los que no la conocen es “La abuela Mil Rayitas”...

Por esas coincidencias del destino, en el año 58´ venía a ver un terreno para formar su familia junto a su marido en Lomas de Zamora. El colectivo en ese entonces terminaba su recorrido en Av. Santa fe y Laprida. Ni bien bajaron del omnibus escucharon desde la actual Palacios un grito que le quedó grabado a fuego: “goooool”.

¿Qué cosas recuerda de los primeros años como hincha de Los Andes?

En ese entonces el estadio estaba todo alambrado. Después entre los vecinos del barrio hacían colectas para levantar “un murito”. Otro de los recuerdos es que organizamos una comparsa con los colores de Los Andes. Vinieron cantantes importantes de ese momento como Yuyú Da Silva y Pepito Pérez.

¿Alguna vez dejó de venir al Gallardón?

Luego de la muerte de mi esposo, seguí viniendo igual, sola, pero venia alentar. Nunca dejé de venir. A Los Andes lo acompañamos siempre, todos: mis hijos, mis nietos, mi marido. A mi familia lo que más nos gusta es el fútbol. Y voy a venir contra Chacarita, no me pierdo ningún partido, porque tengo mi carnet, que me dieron mis nietos.

¿Qué encuentro te marcó?

Cuando salimos campeón en el año 60´, lo seguimos por todos lados a Los Andes.

Otra de las anécdotas que nos deja la abuela fue sobre el último ascenso a Primera. “No quise ver el partido frente a Quilmes, estaba tan nerviosa que me acosté y me tapaba los oídos”, dice. Y vuelve a hablar del presente.

¿Cómo vivió la última fecha de local?

Con mucha emoción. Haber visto la cancha tan llena después de tanto tiempo me emocionó. Volvió la familia a la cancha, la verdad que estuvo muy bien la hinchada de Los Andes. Pero nuestro rival, rival… era Banfield. Temperley no...

¿Gritó el gol?

Estaba tranquila, le tenía fe al equipo. Cuando uno es grande lo mira con mucha tranquilidad. En cambio, si uno es joven es distinto, es más arrebatada.

¿Cómo es Doña Pica durante un partido?

No me pongo nerviosa como antes, cuando juega de local vengo a la cancha. Y de visitante le pregunto a mis nietos, pero lo vivo muy tranquila.

¿Tiene alguna cábala?

 A veces agarro un corcho en la mano. (Se ríe a carcajadas).

¿Algún jugador favorito de este plantel?

No tengo un jugador favorito; me gusta todo el plantel en general, pero contra Temperley me gustó mucho la defensa.

Ya en el final de la nota nos deja una anécdota más: con un jugador que recuerda por su paso en Los Andes. “el otro vi a Jonathan Tridente cuando venía para la cancha, yo tenía la camiseta puesta y me gritó “Abuela eso sí que es amor".

¿Cree que se va a salvar Los Andes?

Yo tengo fe que Los Andes va a ganar. Estoy muy tranquila y si no nos salvamos, a los andes lo sigo queriendo igual a donde vaya. Aliento más todavía.

¿Algún mensaje a los jugadores?

Que sigan jugando como lo vienen haciendo hasta ahora. Vamos a ganar y nos vamos a salvar.

Martes 9 de Abril de 2019 | Info Diaria

subir