El futuro en sus manos

Los directores Gabriel Sapio y Mariano Pernia, y el coordinador de profes Marcelo Rossi encabezan el Proyecto Formativo Integral de Divisiones Inferiores y dialogaron con el Sitio Oficial sobre los puntos principales del nuevo plan estratégico.

¿Cuál es el primer diagnóstico que hicieron al asumir la conducción del Fútbol Amateur de Los Andes?

Gabriel Sapio: Yo lo dividiría en tres aspectos. En primer lugar contextualizar la situación puntual de cómo se fueron dando las cosas.  Para nosotros es un desafío muy grande y queremos cambiar la dinámica de lo que es la formación de jugadores. Después, cuando llegamos a Villa Albertina nos encontramos con un predio en total transformación, con muchas carencias pero con un potencial impresionante. Ese aire nuevo nos dio un dinamismo muy positivo y el plus extra a la hora de empezar. Pero por sobre todas las cosas, encontramos un grupo humano con ciertos arquetipos liderados por el Nene  (por Juan Carlos Díaz) y la Vieja (por Hugo Pizzarro), que abrieron su corazón mucho más que las manos y nos recibieron de la mejor manera posible.

Mariano Pernia: En el plano deportivo, muy sorprendidos con la capacidad técnica y futbolística de los chicos que ya pertenecían al club, y felices por la cantidad de juveniles que tenían ganas de irse y ahora ven que se puede revertir la situación. Creo yo que se le puede dar un lindo futuro a Villa Albertina.

 

Desde su experiencia, ¿cómo se trabaja con el factor tiempo y las variables a corto, mediano y largo plazo?

Gabriel Sapio: Nosotros trabajamos a través de estructuras metodológicas. Cuando hablamos de formación en niños hablamos de Jorge Bernardo Griffa, cuando hablamos de formación Juvenil nos referimos a César Menotti y los dos lo eligieron a Mariano para que sea el intérprete. Y esa es la integración estratégica que buscamos. ¿Hoy hay para hacer cosas? Sí, podríamos desarrollar mejores campos o mejores futbolistas, lógicamente pero es un proceso y lleva su tiempo. Entonces tenemos objetivos a corto, mediano y largo plazo. Todo el mundo tiende a decir que el largo plazo manda, y es verdad, porque vos no poder enseñarle a un nene a correr antes que a patear.  O por más que quieras, el embarazo no dura 4 meses. Entonces los tiempos son un proceso. Hoy estamos en la etapa de diagnóstico y hay mucho por hacer.

 

Siempre se dijo que Los Andes tenía un predio estratégico para captar juveniles, ¿hicieron el mismo análisis ustedes?

Mariano Pernia: No tenemos dudas que Villa Albertina es el mejor lugar de todo Buenos Aires, de hecho todos los clubes vienen a buscar chicos de ésta zona. Son chicos que de 24 horas que tiene el día, 15 están con la pelota en el pie, desde chiquititos. Ahora, será nuestra tarea, acompañarnos en el proceso y que nos les falte nada.

 

¿Y cuál es la estrategia para ir a buscarlos?

Gabriel Sapio: Nosotros llevamos 6 años de búsqueda de jugadores y vimos entre 10.000 y 15.000 chicos por año. Porque lo que hacíamos era redistribuir zonas estratégicamente geograficas a lo largo de la Argentina con diferentes arquetipos de modelos de jugadores de fútbol. Entonces, nosotros tenemos armada una red muy amplia y la pusimos a disposición de éste proyecto con el desarrollo puntual del norte de Buenos Aires, sur de Santa Fe y sur de Córdoba como el nucleo principal de provisión de futbolistas. Además tenemos identificadas todas las zonas donde hay colonias con descendencia europea, que para nosotros es el deal – breaker de la cuestión para captar chicos que tengan la posibilidad de conseguir la ciudadanía o pasaporte comunitario. Pero como Argentina crece demográficamente  y el fútbol es el deporte popular, en los últimos años se han observado distintos focos de abastecimiento de jugadores a lo largo del país, como en Machagai, (Chaco) o El Dorado (Misiones), o sobre Cuyo, que empezó a funcionar muy bien, o mismo en el Sur, donde se ve la tendencia de aportar jugadores en puestos clave, como marcadores centrales o volantes centrales. Obviamente lo contemplamos y es parte del proyecto. Pero hoy no podemos traer 25 pibes porque no tenemos lugar, hay que acompañarlos con desarrollo e implementación de infraestructura. Las capacidades y las oportunidades están; falta ponerlas en práctica.

 

En los últimos años se dieron constituyeron proyectos importantes en la Argentina, ¿hay algún modelo a seguir?

Mariano Pernia: Realmente no queremos ser como nadie. Queremos tener nuestra metodología de trabajo y manejarnos de acuerdo a necesidades del club. La mejor manera de focalizarnos en el proyecto es tirar todos para el mismo lado, no hay otra. Por eso, mañana tenemos una comida con el cuerpo técnico de Primera División. No queremos el plantel profesional por un lado, las Inferiores en el otro, y los directivos en la suya. Nosotros conocemos una sola manera de trabajar y es con el convencimiento de apostar por un único objetivo.

 

Y desde lo físico, ¿dónde estamos parados?

Marcelo Rossi: El principal déficit que detectamos es nutricional. Nosotros hicimos un análisis en virtud del material que teníamos y básicamente coincidimos que está faltando darles mejores herramientas a nivel nutricional. Ningún cuerpo puede trabajar bien si no tiene la ingesta nutricional necesaria para poder soportar un trabajo. En líneas generales hay muchos chicos que están bien, y hay otros que tenemos que apoyarlos. Empezamos por implementar a través de la Reserva un desayuno con un corte a media mañana para darle ingesta de glucosa a través de una fruta y un almuerzo para cubrir el valor nutricional luego del entrenamiento. Es un paso importante, que creo yo va a sumar al proceso de trabajo que estamos emprendiendo.

 

Se retrasó el inicio de las prácticas por una cuestión lógica de reordenamiento, ¿es una preparación atípica para la proyección de trabajos?

Marcelo Rossi: Obviamente, en tiempo real, porque hay que separar lo imaginario de lo real, nos encontramos con un montón de procesos que tiene que ver con armar los planteles, separarlos, elegir los entrenadores y otras cuestiones, los tiempos se van acortando y tal vez, ese tipo de pretemporadas más robustas o extensas, tienen que darle prioridad a otro tipo de situaciones. Tanto el cuerpo de los preparadores físicos como los entrenadores nos tuvimos que adaptar a las realidades que tenemos.

 

¿En esa idea de lograr un módelo propio como expresó Mariano, la integración Juveniles - Reserva - Primera pasa a ser una realidad completamente alcanzable?  

Gabriel Sapio: Sin dudas.  En el fútbol pasado hay un error conceptual que tiene que ver con la aparición de oportunidades para aquellos jugadores formados en equipos que no están en la élite. Nosotros tenemos una dinámica de trascender el método y la búsqueda del biotipo Milrayitas. A eso nos comprometimos y esa estructura tiene que ser sabia en la lectura de los diferentes elementos, que hacen al deporte. Entonces, el primer elemento es entender el contexto: si vos tenes un jugador de Séptima División y viene un club de Primera a buscarlo hay que trabajar en la formación estratégica integrada con ese equipo pero dándole la oportunidad. Porque evidentemente va a tener más chances de llegar un jugador de Primera División que otro de la B Metro. Es matemática. A ver, a todos nos gustaría que debuten juveniles, pero si repasamos cuántos chicos salieron sin contar a Turraca y Brítez Ojeda, la incongruencia es abismal. ¿Cómo puede ser que en la zona geográfica más importante de Buenos Aires, donde están los mejores jugadores, debuten 14 y se promuevan 2? Evidentemente hay que ser un análisis más profundo: no importa si se formó en el club. Porque si un chico se formó en Los Andes y debutó en Argentinos Juniors es un éxito. Entonces, la dinámica ahí pasa a ser estructural: el que chico que se va a Defensores Unidos de Corrientes, por decir un nombre, se va con un convenio. Porque el tiempo que estuvo en el club hay que hacerlo valer. Ese es nuestro modelo. Ahora, como digo esto, también anhelo que en un año y medio, la mitad del plantel profesional en cancha sea salido de Villa Albertina. Cuando nosotros entendamos que esa evolución sea sustentable y perdurable en el tiempo y haya un resultado deportivo en Primera, la matriz solamente va a empujar hacia arriba y va a hacer que, primero, podamos ascender rápido para poder afianzarnos en recursos y se materialicen todas las decisiones políticas de ésta Comisión Directiva, y después que estos pibes vean en Los Andes su salida.

 

¿Algo más que quieran decir?

Gabriel Sapio: El mensajes es de adentro hacia afuera. Esta Comisión Directiva confío en nosotros y nosotros tenemos que honrar con trabajo y resultados. La transformación está dada y se va a hacer un gran esfuerzo por lograrlo. Las puertas están abiertas para que todos colaboren y participen: socias, socios, niños, los ultra hinchas, los no tan hinchas. Somos plurales. Acá hay muchos chicos con muchas realidades diferentes y se está haciendo un gran trabajo desde lo social. Necesitamos basamentar esto a través de los valores de la vida: el respeto, el trabajo en equipo, la pasión, el autocontrol, la autodisciplina… Son esas cosas que cuando vos sos grande y te acordás quién te las dijo decís “pucha”. Para nosotros es importante que tengan esa información y cuando la vida disponga, puedan comprenderla.

Mariano Pernía: Para agregar, hoy se acaba de sumar a nuestro proyecto Ricardo Antonowicz, una persona que ha trabajado en la parte psicológica en altísimo rendimiento y quiere darnos una mano desde su lugar. En el predio hay muchos chicos que necesitan una contención, necesitan hablar todo lo que les pasa con alguien y tener un profesional de ésta magnitud es un salto de calidad muy grande.

Gabriel Sapio: Las otras dos metodologías que nosotros proveemos son el Método Tempo y el Método Waze. El Método Tempo es el primer método de estructuración congnitiva aplicado al fútbol y está desarrollado por nosotros y por Marcelo Fozzati, ex ACUMEN. Implica detectar temprano algunas debilidades que están relacionados a cuestiones que no hacen al fútbol: concentración, reacción, percepción, interpretación de la vida, el trabajo de los sentidos. Y el Método Waze es una alianza con la Universidad Tecnológica de Tandil, donde hemos creado conjuntamente el primer GPS argentino. Además, el profe lidera el Departamento Deportivo de la Matanza, donde tendremos a disposición un Laboratorio para medir a todos los chicos con ultra generación y el Departamento Kineseológico para detectar cuestiones relacionadas con la osteopatía, la estructura miologica y músculos, y su desarrollo. 

Mariano Rossi: En mi caso, si hay algo que siempre bregué en el fútbol y tengo muchos años, era la formación integral del deportista y no ver al deportista como un elemento de patear una pelota y que llegue a Primera con esa finalidad. Sino formarlo en valores, darle una disciplina, un orden de vida. Y eso fue lo que me atrajo para arrancar de 0 un proyecto con 57 años. Y otra cuestión más: llegamos al club y nos encontramos con un grupo de preparadores físicos con un promedio de entre 22 y 24 años de edad, con lo cual, cuando yo arranqué me decían que el preparador físico tenía que ser de experiencia. Entonces, se me plantea otra desafío y es ser formador de formadores, y dejar en Los Andes un grupo de trabajo con una identidad propia y que va a sumar mucho para las Inferiores. 

Viernes 14 de Febrero de 2020 | Fútbol Amateur

subir