La historia de una camiseta

Encontramos una foto de nuestro hincha Jorge Fernández Suárez con una hermosa casaca milrayitas. Fue regalo de un ídolo ¿Quién? Leé esta historia.

Un muchacho con zapatillas de lona, una pelota que revela la época con sus gajos rectangulares: fines de los ‘60, quizá principios de los ’70. La camiseta de Los Andes. De fondo, un parque enorme. Un paraíso para jugar a la pelota a morir.

“Seguro era algún lugar de la zona norte, porque en esa época yo vivía ahí”, dice el joven de la foto. El resto de lo que nos va a contar incluye precisión de detalles. Queda un enigma final.

A Jorge Manuel Fernández Suárez es inevitable decirle “El Gallego”. De hecho, varios de estos últimos años los vivió en España, pero al lado de otro mar, sobre el Mediterráneo.

Contar la historia de Jorge llevaría 20 párrafos. “Viví en muchos lugares, pero siempre tratando de acercarme a Lomas, porque Los Andes es mi amor”. Con eso estamos bien.
Su memoria deportiva, acompañada de una intensa pasión documental, son tesoros para el club. De muy chico siguió la campaña de 1960, el primer equipo que subió a Primera. Ya un poco más grande no se perdió una en los años dorados que arrancaron con el ascenso de 1967 y tuvieron su pico año siguiente, cuando Los Andes salió sexto en su zona y clasificó para el torneo Nacional. 
Nuestro mejor momento en la historia. Ahí estaba Jorge, que tuvo la suerte de cruzarse con la de la figura de aquel equipo y unos de los grandes de toda la historia: Abel Da Graca.

“Era otra época y el contacto con los jugadores era distinto. Yo hablaba permanentemente con los jugadores. Con Lito llegué a tener… no te digo una amistad, pero fui varias veces a su casa. Una relación muy cercana”, cuenta Jorge.

De la confianza, al deseo: tener una camiseta del ídolo.

Se concretó hace un poco más de 41 años, el 16 de diciembre de 1968, a la salida del viejo Gasómetro de San Lorenzo.

 “Yo nunca le pedí su camiseta, pero él por su cuenta me dijo que en el último partido me la iba a dar. Entones ese día salí dos o tres minutos antes de la cancha, di la vuelta y lo esperé a Lito en la puerta de salida  de los jugadores. Ahí me dio la camiseta. Los hinchas de San Lorenzo que estaban ahí aplaudían el gesto. Se ve que estaban contentos porque habían ganado ellos”.

Dato cierto: fue la última fecha del torneo Nacional, el partido que cerraba el año, y el Ciclón ganó 3 a 2.

De la hermosa camiseta de Da Graca en posesión de “El Gallego” quedó la foto que publicamos.

 “No me acuerdo exactamente el lugar donde me la sacaron. pero sí que era en un partido con los muchachos de un fábrica en la que yo trabajaba”.

La imagen es un tesoro: es poco común encontrar fotos de hinchas con camisetas en esa época.

¿Y qué pasó con el divino tesoro? ¿Estará todavía en alguna parte, en el fondo de algún placard?

“Mi viejo siempre fue un tipo muy generoso”, nos tira una pista Pablo Fernández, el hijo de Jorge. Nos encontramos con él para devolverle una carpeta que Jorge nos había prestado para algunas de las investigaciones que publicamos en estos años sobre los equipos campeones de Los Andes. En la carpeta roja había una copia de esta foto. Entonces le fuimos a preguntar a Jorge por una historia que era obvio que iba a tener.

La verdad es que Jorge tuvo esa camiseta bastante tiempo la camiseta, pero después la regaló. “En el barrio había un chico discapacitado que era loco, loco, loco por el fútbol. Y su sueño era tener una camiseta de un futbolista profesional. Entonces se la di”.

Lógico que hoy a Jorge le gustaría tener la joya de Lito, pero no se arrepiente del gesto. Es memoria pura pero no es alguien que ponga la  nostalgia adelante de las demás cosas. Nos manda una foto en su casa, al lado de la tele viendo un partido de Los Andes por internet y otra con una camiseta que le mandó Daniel Fernández, aquel delantero pelado que pasó hace unos años por el club y es tío de una de sus nietas.

Aunque tuvo el privilegio de disfrutar los años de leyenda, Jorge no para de alentar al milrayitas. Como ayer, ahora y siempre. Sus sueños para el futuro son los mismos de todos nosotros.  

Miércoles 26 de Febrero de 2020 | Hinchas


subir