Dos campeones junto a los chicos

Gabriel Lobos y Maximiliano Gagliardo dialogaron con nuestros jugadores de Divisones Inferiores en el marco de las jornadas virtuales llevadas a cabo durante la pandemia. Sus inicios en el fútbol, anécdotas con la Milrayitas, consejos y mucho más...

Los dos están en el grupo selecto de jugadores que se dieron el gusto de lograr cosas importantes en Los Andes. También son muy queridos por el público Milrayitas. Uno referente de lujo del equipo del 2000. El otro arquero del último ascenso logrado por el club. De ellos hablamos. De Gabriel Lobos y Maximiliano Gagliardo, invitados especiales para dialogar con nuestros chicos de Inferiores en el marco de las jornadas virtuales vía zoom. Gaby y Maxi para todo Lomas...

Los primeros en abrir este ciclo de entrevistas fueron Seba Valdez y Fede Díaz, ambos surgidos en Villa Albertina y actualmente en el plantel de Primera. Ahora llegó el turno de Gaby Lobos y Maxi Gagliardo, ídolos de distintas generaciones. “Para los chicos es muy importante escuchar la palabra de aquellos personajes que dejaron una huella importante en el club. No solamente lo lindo que es ser jugador profesional sino el sacrificio y recorrido que uno tiene que hacer para poder jugar a la pelota”, manifestó Claudio Texeira, integrante de la Comisión de Integración de Fútbol Amateur. 

Pero vamos por parte. Gabriel Lobos, uno de los grandes valores que dio nuestra cantera a lo largo de la historia, cumplió el sueño de muchos y consiguió dos ascensos con la camiseta albirroja: en 1994 en cancha de Lanús para derrotar a Armenio y volver a la B Nacional  y el otro en el 2000, en el festejo que no necesita introducción. “El ascenso del 2000 fue como tocar el cielo con las manos. Hay muchos futbolistas que tienen 25 años de trayectoria y no le dan importancia a los títulos. Yo tuve la posibilidad de sumar dos logros muy importantes con el club que amo y por eso lo disfruto el doble". destaca Gaby en plena conferencia con los chicos. Y recuerda de sus primeros inicios en el fútbol:  “Me suben a entrenar en el plantel profesional con 17 años. En ese momento estaba Juan Carlos Zerrillo al frente del equipo y al poco tiempo pude debutar en Primera. Jugar como titular en el Gallardón fue una prueba de fuego para mí. Lo hice con 18 años y tenía una carga emocional muy grande. Mucha adrenalina, nervios, pero es algo que no te lo vas a olvidar jamás”.

¿Qué es el sentido de pertenencia para vos, Gaby? “Es lo que siente un jugador del club. Por más que digan que no, haber pasado tantas cosas en Inferiores siempre te da un plus extra A veces cuando las piernas no te dan más, le pones el corazón. Porque amás la camiseta y te sentís identificado con estos colores”, responde Lobos con el sentimiento Milrayitas a flor de piel.

Y vos Maxi, ¿qué recordás de tus épocas de Inferiores? “Llegar a Primera es un camino largo, de muchos momentos duros y con decisiones que te marcan para toda la vida. Yo vivía en un pueblito chico y me tocó irme de casa a los 13 años a Arrecifes para empezar a cumplir un sueño. Quizás cuando sos chicos no valorás mucho las cosas, pero con el tiempo te das cuenta que todo es enriquecimiento y cuando más aprendés”, cuenta el 1, pieza clave del equipo de Fabián Nardozza en 2014. Y continúa con palabras de aliento para los pibes: “En lo personal viví situaciones complejas, con posibilidades de que me dejen libre y es algo que a la mayoría les pasa. Lo importante es no bajar los brazos y pensar que si no tenes club perdés todo. No es así. Hay que seguir intentando y esas pruebas hay que tomarlas como experiencia de vida. Ahí es cuando más maduro tenes que estar. Mi sugerencia es que aprovechen esta época del fútbol porque hay muchos recursos que antes no existían. Aprovechen la calidad de los trabajos y la dedicación que le ponen los profes a su formación”.

Entre tantas preguntas, Maxi puso en el top 1 de "sus mejores partidos" aquellas voladas de octubre 2013 ante un rival muy conocido: Fue con la camiseta que ustedes tienen el privilegio de representar. Un Los Andes – Temperley que se jugó de noche y lo sentí como un quiebre con la gente. Recuerdo que me salieron todas y si bien no pudimos ganar, terminamos empatando 1-1 cuando quizás merecíamos perder. Además, el marco era impactante”.

Por último, ante la consulta de Claudio Texeira, el hoy arquero de Arsenal cerró la charla con una reflexión sobre lo que significa ser profesional: “Yo siempre remarcó que un buen jugador de fútbol no es aquel que hace más goles o los evita sino quien se transforma en un gran profesional. No todos vamos a ser importantes para un equipo o tener la chance de ser titulares. Pero sí la premisa debe ser el respeto por el entrenamiento, por el compañero que tenes al lado y también por los profes que están a cargo. Nunca en 21 años de carrera logré un objetivo si el grupo no estaba unido en su totalidad. Por eso apunto al profesionalismo, a mejorar la parte física y técnica y a darle mucho valor a la alimentación y descanso”, completó ante la mirada de Juveniles e Infantiles. 

Miércoles 20 de Mayo de 2020 | Fútbol Amateur

subir