Un día en la Casa Milrayitas

Cinco historias diferentes, el mismo objetivo: llegar a Primera. Conocemos a Bruno, Lautaro, Kevin, Hernán y Tobias, los juveniles hicieron cientos de kilómetros y hoy conviven en el hogar, que les provee el club para seguir apostando al futuro.

Parece que fue ayer que llegaron con su bolsito a cuestas repleto de ilusiones. Muchos compañeros quedaron en el camino. Otros no aguantaron la cuarentena y se volvieron a su casa en busca de afecto familiar. Pero ellos nunca bajaron los brazos y hoy están unidos y aferrados a ese sueño, que no para de crecer. Llegar a Primera es el anhelo de Lautaro, Bruno, Kevin, Hernán y Tobias, los 5 juveniles del club que viven en la Casa Milrayitas. El hogar lleno de futuro que brinda nuestro club...

Lautaro es Cabaña. Llegó en 2017 desde la fría Santa Cruz con esa meta que lo desvela. "Para nosotros que estamos alejados de este mundo del fútbol que se vive en Buenos Aires, la expectativa siempre va a ser jugar en Primera", expresó el delantero categoría 2000. Y contó su experiencia personal con un mensaje de agradecimiento a Villa Albertina: "En mi ciudad practicamente no se juega fútbol 11. Todo lo que aprendí fue acá. Por eso, si bien son pocos los que cumplen el sueño, siempre le estoy agradecido a Los Andes por haberme abierto las puertas".

En el mismo sentido, Kevin Poblet, oriundo de Neuquén, destacó lo que significa Los Andes en su vida. "Es duro estar lejos de la familia y más cuando venis de chico. A mi me tocó llegar a los 15 años y esta va a ser la cuarta Temporada que estoy acá. Uno se tiene que adaptar a un nuevo ambiente, a un nuevo clima y la verdad que cuesta mucho. Pero el club se portó mil puntos conmigo. Sin ir más lejos, este año egresé y tuve la mala suerte de que mis papás no estaban para acompañarme. Se que es algo normal para la carrera de un futbolista porque vine en busca de un sueño, pero cuando me dieron el diploma, Ianina (por Ianina Puras de la Subcomisión Desarrollo Social) estuvo conmigo". Y agregó sobre el lugar que ocupa la "Casa Milrayitas" en su formación: "La contención es inmejorable. A cada rato están preguntando por nosotros y todos los días vienen a ver si necesitamos algo. Ya el hecho de cocinarnos y traernos la comida es algo distinto, que no viviamos en la otra pensión". 

Bruno Suárez, otro de los primeros en arribar a Buenos Aires, es de San Luis y hoy ocupa un lugar en la última línea de la Reserva. "Es un esfuerzo muy grande el que hacemos todos los que estamos en la 'Casita'. Sabemos que tenemos que tirar para el mismo lado para cumplir nuestros objetivos y si uno se cae, el otro está atrás para levantarlo", valora el central. Y coincide con sus compañeros: "Estar tan lejos de nuestras familias es duro, pero gracias a la gente del club que nos acompaña todos los días, nos hacen sentir como si estuviéramos en casa. Estamos agradecidos y muy conformes por eso".

Por su parte, Tobias Domínguez, volante central de la categoría 2001, contó que en los momentos más difíciles también tiene un aliento extra. "Yo soy muy familiero, de estar mucho con mi familia, y estar a la distancia es muy difícil. A veces siento que tengo un mal entrenamiento y quiero estar con ellos, y no puedo. Pero bueno, hoy con el celular y las videollamadas, cada vez que veo a mi papá o mis hermanos, me apoyan para seguir adelante", expresa el olavarriense. Y se sumó al deseo colectivo: "Nunca pensé que iba a tener esta posibilidad de quedarme. Yo vine de mi ciudad a probarme y hoy tengo la suerte de estar más cerca de la meta". 

Por último, nos queda la palabra de Hernán Gomes, el más nuevito de la casa. "Llegué en 2019 y al principio me costó mucho porque extrañaba. Pero me fui acostumbrando y hoy se que tengo que seguir adelante y pensar en mi futuro", admite "Misiones". Y agrega: "Los Andes para mi es algo muy importante. Le quiero agradecer al club por todo lo que hacen por nosotros día a día y ojalá pueda cumplir mi sueño de debutar en Primera". 

La "Casa Milrayitas", una realidad. Fue una de las primeras decisiones políticas que tomó el presidente Víctor Grosi durante su mandato. "Invertir en futuro", de eso se trataba. Y lo hizo. Con la ayuda constante de la Subcomisión Desarrollo Social y Los Andes Solidario, el club brinda contención diaria y alimentación saludable para un grupo de juveniles que integran el plantel de Reserva. El hogar cuenta con todas las comodidades (habitaciones amuebladas, sala de juegos, cámaras de seguridad y monitoreo constante) y no representa ningún gasto para los chicos. Porque en la "Casa Milrayitas" descansan nuestros sueños...

 

Viernes 19 de Marzo de 2021 | Fútbol Amateur


subir