El momento de Jere

El delantero Jeremías Barros venía levantando su nivel en los entrenamientos y ante Flandria volvió a tener un lugar en el banco después de un año y medio. "Estoy muy contento por haber vuelto a jugar", dice el joven de 19 años.

Entre tantas emociones que vivimos el martes en Jáuregui estaba la de él. Jeremías Barros volvió a ganarse un lugar en el banco de suplentes e ingresó en la última parte del partido para darle frescura a la ofensiva Milrayitas. "Creo que entré bastante bien. Al principio estaba un poco ansioso porque hacía mucho que no jugaba, pero después me solté y pude disfrutarlo", reconoce el delantero de 19 años con las pulsaciones otra vez en órbita. 

La historia de Jere Barros es bastante particular. En Octava ya rompía redes en Villa Albertina y con 15 años fue promovido a Reserva para terminar de darle forma a su sueño de Primera. Así, el 15 de octubre de 2019 debutó con la camiseta Milrayitas en cancha de Tristán Suárez y se dio el lujo de convirtir un gol. "Cada vez que veo los videos, me muero por volver a vivir un momento así. Creo que fue el debut perfecto y jamás lo voy a olvidar", recuerda con el paso del tiempo.

Pero de aquella tarde de primavera a hoy hay otra realidad. No es el mismo Los Andes y tampoco es el mismo Jere Barros. "Estoy muy contento por haber vuelto a jugar. La verdad me costó mucho. Después del debut tuve un bajón y gracias a Dios pude cambiar la cabeza y volví a mentalizarme que debía hacer las cosas bien para ganarme un lugar", asegura el joven surgido en el Baby de Barrio Enz, de su Llavallol natal. 

"Hace algunas semanas atrás, Seba (por el entrenador Salomón) me habló y me dijo que siga así. Que había jugadores en un gran nivel y estaba muy peleado armar el banco. Por eso sabía que en algún momento podía tocarme y traté de mantener mi nivel y corregir las cosas que me indicaba el cuerpo técnico", reconoce el mayor de los Barros, quien hace unos meses atrás llegó a compartir plantel con Diego, delantero de 15 años que hoy se destaca en Reserva. "Es muy lindo vivir el mismo sueño. Él todavía es chico y tiene que aprender un montón de cosas. Pero yo trato de ayudarlo y hacerle entender que todo llega", aconceja como hermano mayor. 

Sobre el buen presente Milrayitas, Jere Barros valoró la unión del plantel y el apoyo que reciben diariamente los más chicos. "Tenemos un grupo de grandes personas y se notan las ganas que le ponemos a cada entrenamiento. La verdad que para los pibes del club es hermoso poder vivir algo así y te motiva a seguir adelante", admite el atacante. Y cierra con esa ilusión que crece partido a partido: "Desde la primera fecha demostramos que vamos en busca del ascenso y por algo estamos donde estamos. Nos quedan 4 finales y tenemos que mantener los pies sobre la tierra para lograr el objetivo". Hacía allá vamos...

 

 

 

 

Viernes 18 de Junio de 2021 | Fútbol Profesional


subir