Made in Corengia

Mano a mano con Germán Corengia. Sí, después de confirmarse que seguirá como técnico del Milrayitas habla de todo: el equipo, su racha, lo que viene, inferiores y mucho más. "Estamos muy sólidos y conscientes con lo que tenemos que hacer", explicó.

Por Leandro Saltamerenda

Cinco partidos dirigidos, cuatro victorias, un empate, ¿te esperabas un debut así en tus inicios como técnico?
No, uno siempre piensa que cuando le toca estar en estas situaciones que no son de lo mejor para el club quiere sacar la mayor cantidad de puntos posibles por el bien de la institución y del grupo que esté trabajando. Pero nos pasó lo mismo en la B Nacional, pudimos ganar el partido que estuvimos al frente del equipo, y eso es algo muy gratificante.

Aquella vez que dirigiste frente a Unión había muchos jugadores que los volves a tener en esta etapa, ¿en cuánto influyó que conozcas al grupo?
Influye y mucho. Pero lo que también tiene su injerencia es que Los Andes, tanto en la B Nacional como en Primera B, arma planteles de jerarquía y para pelear cosas importantes. Entonces cuando vos queres plasmar algo adentro del campo o fuera de él es mucho más facil.

Desde afuera se percibe un plantel muy unido y motivado, ¿desde adentro cómo se ve?
De la misma forma. Yo creo que es un grupo bárbaro, que tira para adelante, que están todos metidos y todos tienen en claro cuál es el objetivo. Y lo más importante es que saben qué el camino para lograr esa meta es largo y no hay confundirse.

Ahora miramos la tabla de posiciones y vemos un cambio tan radical desde los resultados, ¿a qué se lo atribuís vos?
Nosotros capaz vinimos con una idea y la captaron enseguida. Además se predispusieron al 100% y eso hace que las cosas salgan mucho mejor. Después, los resultados acompañan y ellos se sienten muy cómodos. Estamos por el buen camino.

En estos últimos partidos casi no hubo cambios de una formación a la otra. ¿La continuidad era lo que faltaba al equipo?
Sí, lo bueno es mantener una identidad dentro del plantel. Lógicamente entran 11 a la cancha, pero hay que hacer un trabajo especial con los que se quedan afuera. Todos son consientes que pueden ingresar en cualquier momento, y a la vez están comprometidos con el grupo. Entonces, cuando hay que hacer un cambio, sea táctico o por posición, ellos saben lo que hay que hacer y están predispuestos de la mejor forma.

¿Y desde lo futbolístico es lo buscabas? Más allá de Los Andes no brilló hizo partidos muy inteligentes…
Seguro. Lo importante en esta categoría es sumar, ganar y agarrar confianza. Lo bueno es que va en creciente y en evolución. En el primer partido que nos tocó estar en Caseros nos hicieron un gol y nos quedamos con los tres puntos. Y luego, en los encuentros siguientes terminamos con el arco en 0. Entonces eso ya es un paso muy importante. Además el volumen de juego va mejorando fecha tras fecha y el orden está desde un primer momento.

¿Cómo se explica que Los Andes lleva 270 minutos sin que le conviertan goles y es uno de los más goleados de la categoría?
Sí, cuando nos tocó asumir el desafío teníamos una gran cantidad de goles en contra, y ahora fuimos achicando un poco más el margen. Se notó que el equipo se acomodó, encontró una solidez en defensa y eso hizo que podamos terminar la valla invicta en los últimos encuentros.

Tanto en inferiores como en Primera siempre apostaste a formaciones muy equilibradas y al clásico 4-3-1-2…
Sí, sí. Yo pienso que Los Andes tiene plantel para ser protagonista en cualquier cancha, sea local o visitante. Y después sí tomamos los recaudos necesarios del rival que enfrentamos para ver dónde podemos lastimar o en que sectores nos pueden incomodar. Pero el estilo se va a mantener y creo que tanto los jugadores como nosotros nos sentimos cómodos con eso.

Más allá de los buenos resultados debe ser un gran respaldo para ustedes saber que el interinato no tiene fecha de vencimiento…
No, desde un principio fueron palabras de agradecimiento a la Comisión Directiva porque nos dieron la oportunidad en un momento complicado y creo que cumplimos. Siempre lo asumimos con el total compromiso y profesionalismo, y ahora la diferencia es que no hay tanta incertidumbre. Estamos tranquilos, planificando mejor los partidos y lo bueno de esto es que podemos mancomunar el trabajo que veníamos haciendo de Inferiores con Primera División.

Ahí vamos. Había un temor generalizado de descuidar el proyecto de abajo. ¿Cómo se va a seguir trabajando?
No, lo que pasa es que el primero que no tenía ganas de dejar eso soy yo. Más que nada por una cuestión que queríamos mantener un proceso que empezó en octubre de 2008 y no tirar por la borda el buen trabajo que venimos haciendo desde entonces. Y ahora mis ayudantes, tanto Nelson Videla como Tito Garay van a ir dos días a Villa Albertina, y lo mismo corre para mí y el profe (por Sergio Di Bartolo). Lunes y martes planificamos todas las tareas, y a su vez, tomamos la decisión de que aquellos juveniles que están en Primera y no juegan el sábado van a bajar a Inferiores para no perder ritmo de competencia, y así jerarquizar más las categorías. Es decir está todo ordenado, bajando bien las líneas de trabajo y estándole encima como corresponde.

Dijiste “no perder ritmo de competencia”, y ahora en Primera se empiezan a ver amistosos con el Selectivo, equipos de otras categorías…
Es así. Acá no se puede regalar ni un minuto y a todos los tenemos que tener al pie del cañón. Esta semana jugamos con Claypole, el lunes lo vamos a hacer con Barracas Central y así va a ir sucediendo con las fechas siguientes. El cuerpo técnico les tiene que brindar facilidades a sus jugadores y uno de los elementos es este: que sumen minutos y se sientan respaldados porque en cualquier momento pueden saltar a la cancha.

Sos un entrenador joven y hoy en día hay muchos casos similares, ejemplo Zubeldía, Cocca, Gamboa, entre otros.  ¿Tenés algún modelo a imitar?
Y, uno va a armando su librito de acuerdo a las experiencias que va teniendo. A mí me tocó ser ayudante de campo de Gustavo Cisneros, estar siempre cerca de Caruso Lombardi, pero al margen de eso siempre vas mirando a todos y lo bueno es que cada vez hay más gente joven con posibilidades de trabajar. La verdad que tomar una decisión así nos es facil para los dirigentes, y vos sos consientes de que no se puede desaprovechar.

En este plantel hay jugadores de renombre como el Tanque Giménez, Cubito Cáceres, Walter Alcaraz, ¿cómo se maneja el vestuario para alguien que está iniciando su carrera?
No, esto es facil cuando ves predisposición y hay buena gente como en este plantel. Después como todo. Cada uno tiene su personalidad y hay que saberlos llevar para sacarles el máximo del rendimiento. Siempre hay cosas individuales y grupales, y nosotros nos caracterizamos por estarles muy encima en todo sentido.

Seguís con esta postura de recompensar a los jugadores después de los triunfos. DVD`s, cenas, pares de zapato. Te vas a endeudar…
(risas). Sí, es algo lindo. A mi siempre me gustó hacerlo y ya lo había implementado en las inferiores. Es una manera de gratificarlos más allá de una felicitación o de una palabra de aliento. Y no solo es el regalo, si no pasar un momento agradable en el grupo, como puede ser en un asado, un viaje o una concentración. 

Antes por Inferiores, ahora por Primera. Pero te seguis ganando el reconocimientos del público de Lomas…
Si, eso igual con mesura. Esto es un largo camino y el fútbol hoy es muy cambiante. Si ganás está bien, si perdés ya se torna una presión importante. Pero lo bueno es que nosotros estamos muy sólidos y consientes con lo que tenemos que hacer. Y a la gente solo agradecerle. En este tiempo nos han demostrado mucho cariño y a la larga te da más fuerzas.

Viernes 30 de Octubre de 2009 | Fútbol Profesional


subir