Gracias a vos

No fue un día más. Este viernes se realizó la despedida formal de Graciela Speziale como Directora del Jardín Bichito Rojo. Toda la familia lomense se reunió en el Colegio para brindarle un merecido homenaje. Te vamos a extrañar...

Por Leandro Saltamerenda

La propuesta estaba hecha. Todos sabían el motivo de su presencia. Desde las autoridades del Colegio Ejército de Los Andes y el Jardín Bichito Rojo hasta los representantes de la Comisión Directiva. También los padres, los alumnos y el resto de la comunidad educativa. Ellos fueron por ella. Solo por ella. Para rendirle homenaje. Para agradecerle por estos 34 años de historia. De servicio. De voluntad. De excelencia. De trabajo. Graciela Speziale, la misma que una tarde de 1975 puso manos a la obra y se dio el gusto de cumplir el sueño de muchos. Sí, llegó el día de su despedida formal. Ese “Día de la Jubilación”, que nunca pensó que podía pasar. Pero sucedió. Y fue inolvidable. Llenó de sorpresas. De emoción. Para el recuerdo. Sus niños y gran parte de la familia lomense se acercaron este viernes al establecimiento para celebrarlo como ella se lo merece: a lo grande.  

Quién mejor que ella para abrir la mañana. Su sucesora, la que tomó el legado, Maria Marcela Fiora, la flamante Directora del Bichito Rojo.  “Después de tantas anécdotas vividas, lo primero que siento es darte gracias por tu compañía, por tu amistad, por tu contención. Gracias por brindarte generosamente tanto en lo profesional como en lo personal”. Así comenzó su relato. Entre lágrimas, sus palabras regaron de nostalgia el patio principal del Ejército de Los Andes. Los agradecimientos nunca están de más, y menos en esta ocasión. Y de esa forma lo entendió: “Gracias por luchar como una leona, ya sea cuando se trataba de defender a tus nenes, a tus maestras, a tu personal, en fin, a tu jardín. Gracias por tus palabras adecuadas en el momento adecuado. Cuantas veces estuvimos de acuerdo. Cuántas no. Cuántas veces nos reímos, cuantas veces llorábamos. Nos enojamos, nos amigamos, nos volvimos a enojar y nos volvimos a amigar. Vos preveías mis reacciones y yo las tuyas. Comprendías mi silencio y yo los tuyos. Hicimos un buen equipo, supimos complementarnos. De eso se trata la convivencia”. Ya para finalizar, y antes estrechar ese abrazo sentido con su ladera, la seño Maria Marcela concluyó: “Querida compañera, llegó el día que nosotras tomemos la posta y continuar con esta tarea que vos un día emprendiste. Estarás siempre a nuestro lado”.

Acompañado por el vice Rubén Dearriba y el secretario Walter Morán, el presidente Vicente Rudi fue el próximo en tomar el micrófono. Y tampoco guardó los elogios hacia su persona: “Graciela es parte de nuestra institución, es parte de nuestra historia. Ella vivió todo el proceso de formación del Jardín de Infantes y es un alma de nuestro Colegio. Y me niego a despedirla, porque para mí no es una despedida. Graciela siempre va a estar acá, desde la función que le toque, acompañando a los chicos”, expresó el principal referente de la institución. Y hablando de los chicos, ellos fueron los encargados de darle color a este 12 de noviembre. Alumnos del turno tarde y turno mañana les regalaron a su seño seis coreografías memorables. Sala Roja con la clásica canción de Fito Páez, Brillante Sobre el Mic, Sala Azul y Celebra la Vida, de Axel, y mucho más. Pero faltaba algo. Lo que todos estaban esperando. Entonces, la vicedirectora Miriam Navarro no tuvo más que llamarla y ella aceptó. Graciela Speziale se paró delante de todos, miró la tinta de su hoja y habló. Quizás sabiendo que éste era su último discurso como Directora. Y no le importó. Enfrentó la situación como marca registrada de estos 34 años y agradeció a todos, sin olvidarse de nadie. “Siempre descubro algo nuevo en vos que me hace sentir orgullosa.  De vos y de mí. Voy a extrañar las risas, la complicidad y el tan sonado 'que no se entere Graciela'. Porque aunque no lo sepa, vos ya me lo habías contado. Con solo mirarte, ya me había dado cuenta. Agradezco tu apoyo, tu picardía, tu cara seria, tus risas, tu fastidio y tu cariño. Esto le dio vida a mi vida. Te voy a extrañar, ya lo creo”. Todo dicho...

Viernes 12 de Noviembre de 2010 | Area Educativa


subir