''Un año soñado''

Ariel Zavatto, Coordinador del Básquet, brinda por el gran 2010 que tuvo la actividad. Además nos adelanta los cambios para la próxima temporada y sus deseos. "Ascender al Nivel 5 y jugar con Temperley", anhela el Oso.

Por Leandro Saltamerenda

¿Cómo considerás que fue el 2010 para el Básquet del Club Atlético Los Andes?
La verdad que fue un año soñado. Espectacular. Era la primera temporada que estábamos en la Federación Capital, de lo mejor que hay acá en Buenos Aires, y el balance fue muy positivo. En el primer semestre logramos salir segundos en la Tabla General, campeones en la categoría Sub 15, un primer puesto compartido en el Sub 19 y lo más importante, el ascenso. Y después, en la segunda parte ascendemos nuevamente, con los más grandes otra vez en lo más alto. Así que estamos muy contentos y esperando el 2011, que va a ser muy duro, también. Porque en el Nivel 6 empieza el “básquet verdadero”, como dicen en la Liga. Va a haber play offs, la competencia es más dura, los rivales son más parejos. Es un desafío lindo.

¿Esperabas que la adaptación a esta nueva Federación sea tan rápida?
No, de ninguna manera. Nosotros tenemos un lema con el profe Fede García que es diferente a otros clubes. Quizás en otras instituciones exigen resultados, pero nosotros nos queremos divertir y si se gana, lógicamente, mejor. Y a medida que iban pasando las fechas nos íbamos animando. Terminamos la rueda inicial primeros y nos preguntábamos "¿qué pasa acá?" Estábamos sorprendidos. Los Infantiles estuvieron mucho tiempo invictos, después perdieron un solo partido y al final salió todo bárbaro. 

¿Dónde encontrás el gran potencial que demostró el Milrayitas durante esta temporada?
En nuestras Inferiores. Casi todos los chicos fueron formados acá. Únicamente me vinieron tres jugadores nuevos. Un Infantil que mide 1,85 y dio unos resultados excelentes, y después dos más que llegaron de Defensores de Banfield. Pero el resto es la base de Echeverría. Es como que los ví más motivado. Antes en la otra Liga faltaban mucho a jugar y acá vinieron siempre. Acompañaron en todo momento. Y a la larga lo ves en el rendimiento.

Además jugaron ante equipos de renombre, como Ciudad, Nueva Chicago, Huracán, entre otros. ¿Era la medida que estaban necesitando?
Lógico, enfrentamos a clubes de mucha historia. Mismo en Zona Sur jugamos con FC Burzaco, que tiene una trayectoria en Capital importantísima. Después nos tocó ir a Siero Biblioteca o visitamos canchas que jamás pensamos que íbamos a ir, como Caza y Pesca, en Don Torcuato. Ni sabíamos dónde quedaba. Entonces, para los chicos fue todo nuevo y supimos cómo contrarrestarlo.

Se consiguieron dos ascensos de manera consecutiva, ¿cómo mentalizás al adolescente en redoblar la apuesta?
No, nosotros seguimos igual. Primero queremos que sean compañeros entre sí y aprendan. Después, vemos... Igual, siempre jugamos un poco con el tema de la motivación y los premios. Por ejemplo, con el profe decidimos que si ellos ganaban tres partidos seguidos, les pagamos las pizzas y los invitaba a comer a casa. Y eso es lindo. Porque llega la fecha y ellos nos terminan reclamando que cumplamos la apuesta, je je. La verdad que es un grupo hermoso. Sin ir más lejos hicimos la fiesta de fin de año un domingo a la tarde para aprovechar más el tiempo juntos y también nos respondieron. Y no solo los chicos, también los padres. Mi idea es armar una gran familia y que los grandes se integren.

Más allá del plano colectivo, durante este semestre hubo un chico (por Santiago Caló) que se destacó en lo individual, ¿cuánto vale tener a un jugador dentro de un Seleccionado?
Muchísimo, es un premio muy grande. Además, Santiaguito está en Los Andes desde los 5 años y ya tiene 13. Y el año que viene pasa a Infantil, a jugar por los puntos. Así que es una satisfacción enorme. El único problema es que me lo quieren sacar de todos lados. Ya vino a preguntar Lanús, Echagüe y el otro día me dijo la madre que también lo buscaba Racing. Entonces, eso me preocupa un poco. Igual, que haya representado a Los Andes en el Seleccionado de Esteban Echeverría es más importante. Ojalá que muchos puedan seguir los pasos de él. 

Y, ¿qué significa imponer una marca en una Liga donde se llevaba 36 años de ausencias?
Es único, no te lo quita nadie. Para mí primero está Los Andes y después el resto. Siempre fui igual. En la facultad me decían “¿qué haces, Los Andes?”, y yo me daba vuelta. Y acá pasa lo mismo. Voy a las reuniones de la Federación dos veces por semana y me llaman por el nombre del club. Y para mí es un orgullo. Es un reconocimiento que nos ganamos con mucho esfuerzo y trabajo.

 

CON VISTAS AL 2011: “El año que vienen van a haber algunos cambios en el básquet. Lamentablemente Fede García va a tener que dejar las Inferiores por un problema de tiempos y en su reemplazo ya contratamos a un entrenador. Se llama Juan Manuel Di Giglio y se va a hacer cargo del Sub 15, Sub 17 y Sub 19”, adelantó Ariel Zavatto sobre el futuro del Milrayitas. ¿Qué objetivos competitivos tiene por delante? “Y , ya que estamos vamos por más. Me encantaría ascender al Nivel 5 y en el segundo semestre poder jugar contra Temperley. Tal vez es algo difícil porque ellos tienen que descender, pero con el tiempo todo puede pasar”, cerró el Oso.  Ambicioso nuestro Coordinador... 

Lunes 27 de Diciembre de 2010 | Básquet Masculino

subir