Adelante Milrayitas

La entrevista que te estábamos debiendo... Juan Pablo Salerno salió 13º en los JJ OO del Karting y finalizó como mejor sudamericano en el torneo disputado semanas atrás en Emiratos Arabes. Otro orgullo de Lomas...

Por Leandro Saltamerenda

¿Cómo fue haber participado de los Juegos Olímpicos del Kart disputados en Emiratos Arabes?
Fue una experiencia increíble. Terminamos mejor de lo que pensamos. El objetivo era entrar a la final y si bien ingresamos arañando, una vez que llegamos a cumplirlo fuimos bastante competitivos y nos pudimos entreverar entre los mejores del mundo.

¿Mucha diferencia con relación a lo que viviste en la Copa Rotax que ganaste en Buenos Aires?
Y arrancamos con la desventaja de que no veníamos corriendo con ese tipo motor en el país, tampoco con frenos adelantes y además nos tuvimos que adaptar al tema de los cambios. Y sí, al principio no fue tan fácil porque tuvimos algunos problemas. Un toque, se rompió la bomba de agua del motor, los cambios vinieron al revés y eso hizo que perdamos las tres primeras tandas. Después, si bien estábamos un poco retrasados, fuimos los que más mejoramos en el último tramo hasta llegar a los tiempos de punta.

Entonces se puede decir que te hiciste fuerte en la adversidad…
Entrar a la final era lo único que pensaba y lo único que deseaba. Y se vio de manifiesto en el repechaje que me tocó ir por una sanción de tres segundos, que todavía no la entiendo, pero bueno tampoco puedo juzgarla porque está lleno de cámaras… Yo iba séptimo y tenía que alcanzar al sexto para entrar a la final y le tocó al de Honk Kong ir adelante mío y en la última vuelta me jugué el todo por el todo, entré pasado y logré superarlo.

¿Fue una de las imágenes que más vas a recordar?
Sin dudas. Era uno de los momentos más importantes, ya que estaba cumpliendo el sueño de llegar al último día. Y una vez que pasó eso, me tranquilice y estuve más sereno como piloto. Además cambiamos toda la puesta a punto del karting porque no teníamos nada que perder y empezamos a andar mucho mejor. Tal es así que termine haciendo tiempos muy buenos y me dí cuenta de que no estamos tan lejos como pensaba.

Haber sido el mejor de Sudamérica debe tener un sabor especial…
Sí, igualmente sirve solo para la estadística. Para mí lo más importante era entrar a la final y se que no es nada fácil conseguirlo. A ningún piloto le regalan una butaca para competir en un Mundial y por eso, todos esos detalles de haber sido el mejor sudamericano y el mejor argentino son un condimento más. El hecho puntual fue la final.

¿Y cómo fue la competencia a nivel organizativo?
En ese sentido estamos a años luz. La estructura, el circuito, el cemento, todo es distinto. Sin ir más lejos, hay un reloj antes de la grilla y después de la cuenta regresiva no largás ni por más que seas Schumacher… Por eso hay que estar muy atento a todo y requiere de un desgaste físico y mental que no te imaginás. Por ejemplo, las reuniones eran todas en inglés y más allá de que uno algo puede entender, son cuestiones que no las pasan por alto y en la carrera lo pagás caro. 

Va más allá de las habilidades que podés tener como piloto…
Sí, para ser más específico, a mi me hacen ir al repechaje porque pisé una línea o un jardín en la largada y aparentemente lo habían dicho en inglés. Y sinceramente yo no lo entendí… Ví un dibujito pero acá en Argentina se apaga el semáforo y listo. Después me dijeron que había 11 cámaras que estaban atento a todo y yo no lo ví. Imagínate que lo quiera discutir, ¿cómo le digo? Imposible. 

Y, ¿cómo fue tu estadía en un país como Emiratos Árabes?
El lugar es fantástico. Todo lo que se puede comprar con plata ellos lo tienen. O sea, el hotel más grande del mundo, otro que es el más alto, el Shopping y la fuente danzante más lujosa de todas. Ellos son lo más… Pero después sí son muy raras las costumbres que tienen. Ni me quiero imaginar lo que debe ser una cancha. Ni deben gritar el gol… Igual está muy bueno conocer otras culturas

¿Anécdotas?
Un montón, millones.

¿Alguna que se pueda llegar a contar?
Desde mi viejo queriendo hablar con las manos hasta la más irrisoria de todas… Estábamos en un restaurante y había una pareja musulmana cenando. Entonces, mi viejo miró a la mujer y nos dijo: “Esta mina debajo de eso debe tener un lomo”. E inmediatamente el marido, el jeque o como se llame, le hizo una seña al mozo y le puso un biombo delante nuestro para que no la veamos más.

¿Los Andes? ¿Lo seguiste a la distancia?
Sí, me tocó vivir dos partidos estando allá y los escuché por Internet. Casualmente Los Andes ganó las dos veces y hasta dudé de ir al partido con Estudiantes... No sabía acercarme a la cancha y justo después que nos hicieron el gol vine. Así que me dí cuenta que no soy yo o que, en todo caso, tendré que estar muy muy lejos…

¿La sensación de gritar un gol a tantos kilómetros?
Inexplicable… Igualmente entraba todos los días a la página oficial y nunca me sentí distante del club estando allá. Incluso, como se ven en las fotos, llevaba imágenes del escudo tanto en el casco como en el karting.

En la nota anterior hablabas de que tu última carrera oficial podía ser en Emiratos Arabes, ¿cambió en el algo la decisión?
Sí, la verdad que yo había pensando retirarme y quería dedicarme un poco más a la familia y no tener un gasto económico tan alto por lo que representa la actividad en Argentina. Pero haber estado entre los mejores del mundo y lograr un desempeño tan bueno hace que mi prioridad hoy sea tratar de ser campeón del mundo en la Gran Final de Portugal del año próximo.

 

LOS SALUDOS DEL FINAL: “Un especial agradecimiento a mi familia, sobre todo a la nona que fue la madrina de la legión, a mi tío por haberme prestado indumentaria reglamentaria que no tenía homologada y a mis clientes que me dieron apoyo económico, laboral y no me hicieron ningún tipo de problemas. Y por último, tampoco quiero olvidarme de mi primo Euge, que siempre lo tengo presente.”.

 

 

 

Sábado 17 de Diciembre de 2011 | Info Diaria


subir