Una vida con la docencia

Mónica Casalins llevaba hasta el viernes, 28 años como directora del nivel primario del Colegio Ejército de Los Andes. Pero le llegó el merecido reconocimiento a tantos años de profesión: la jubilación.

 

Por Leo Simonetta

Volaron muchos sentimientos el viernes en nuestro Ejército de Los Andes. Ganó la emoción sin dudas, pero hubo tiempo también para la alegría. Mónica merecía una despedida así. Su carácter, siempre divertido, no aceptaba la solemnidad de un acto protocolar. Por eso fueron los chicos los encargados del homenaje.

Mónica estaba en el cargo desde 1984, un año después de la apertura del nivel primario. Tomó el lugar de una docente que había dejado el puesto por un cambio de Comisión Directiva. La directora Graciela Speziale cuenta que para el entonces presidente Carlos Gulla, ella era la persona especial. “Tenía la fuerza de la juventud; simpatía, gracia y sobre todo actitud docente. N se equivocó.”

 

Nos imaginamos que habrás pensado muchas veces en este día ¿Qué sentís ahora que llegó?
Tengo dos sensaciones, una de tristeza porque dejo una etapa muy importante de mi vida. Son 28 años en el colegio. Por otro lado, tranquila porque me quedo cerca, voy a trabajar como secretaria en el Secundario. Esta transición me va a ayudar a que la despedida definitiva no sea tan brusca.

Estás en el Ejército de Los Andes desde el '84 ¿Cómo era esa época en el colegio? ¿Dónde funcionaba el Primario?
La verdad que fue una linda época. Empezamos en el Bichito Rojo con un aula sola que usábamos en ambos turnos. Al año siguiente tuvimos dos, pero nos dimos cuenta de que la matrícula seguía creciendo y empezamos la lucha por construir el nuevo edificio. Ahí sí que no teníamos sábados ni domingos. Organizábamos todo tipo de eventos, con el único objetivo de recaudar.

¿Imaginabas que la institución iba a crecer tanto?
La verdad que era la ilusión que teníamos todos. Si bien la cantidad de alumnos no era mala, hubo que pasar épocas del país muy difíciles. Lo fundamental fue mantener un grupo sólido de docentes. Muchas siguen actualmente en la institución. Tener hoy la matrícula completa habla de un constante crecimiento que se viene dando estos últimos años. Antes había que remar para que los chicos se quedaran. Hoy si se van dos, tenemos tres nuevos para ingresar.

Para finalizar te dejamos a libre elección lo que quieras decir…
Me gustaría decirle a los chicos que siempre voy a estar, que los quiero y que cada vez que los reto lo hago para bien, porque además de aprender lo fundamental es que sean buenas personas. Y a mis compañeras que las adoro, que estoy para lo que me necesiten al igual que yo sé que cuento con ellas; que las voy a extrañar, a pesar que siempre las jorobo...


Jueves 4 de Octubre de 2012 | Area Educativa


subir