Familia numerosa

En nuestro Colegio Ejército de Los Andes las emociones se multiplican. En esta oportunidad, te contamos la historia de los ocho hermanos Miraglia – Mazza. Solange, la más grande, se recibió semanas atrás. Su madre Marita, feliz.

 

Seguramente fue uno de los momentos más emotivos del año. El último 6 de diciembre se llevó adelante la fiesta de colación de los chicos de 6º del Colegio Ejército de Los Andes y entre tantas lágrimas nos quedamos con esta historia. Con la historia de la familia Miraglia – Mazza. Ocho son los hermanos. Los ocho asisten a nuestro establecimiento educativo. Y fue Solange, la más grande, quien cruzó la línea de llegada y recibió la bendición: la medalla de egresados. 

“Le agradezco al Club Atlético Los Andes que los ocho estén contenidos. Sin la ayuda del club no hubiera sido posible. Para mí es muy importante que estén en el mismo colegio y tener esta posibilidad de educarlos día a día”. Marita es una agradecida. Marita agradece. Madre como pocas, nuestra protagonista no esconde su sonrisa. Está feliz. “Que mi hija Solange se haya recibido es una emoción muy grande. Además ya está anotada en la facultad y es una futura contadora. No tengo palabras para explicarlo”, reconoce.

Solange fue la premiada, pero detrás de ella vienen Axel, Lautaro (del primer matrimonio), Matthew, Renzo, Tiziano, Emmanuel y Michelle. Por los ocho se desvive Marita. Por los ocho le brillan los ojos. “No lo digo por ser la madre, pero mis chicos son muy aplicados. Tanto a nivel intelectual como desde la instrucción que viene de casa. Con esfuerzo siempre seguimos adelante. Nos podemos privar un montón de cosas, pero siempre nos manejamos con respeto y educación”, agrega

Y vuelve a los agradecimientos. Resalta cada palabra, resalta cada acento. “Gracias al inicio de los tres mayores, siguieron los cinco restantes. Y se lo tengo que agradecer a Graciela (por Speziale) que hizo el puente con la Comisión Directiva, y principalmente al presidente Pablo Paladino por entendernos y apoyarnos. Más allá de que sean ocho, los becaron por el esfuerzo que hacen año tras año”, insiste

El Colegio Ejército de Los Andes es parte de su vida y ella lo sabe. Lo valora. Lo disfruta. “Mi ex esposo fallecido era hincha del club y él fue quien quiso anotarlos en esta escuela. La verdad que fue un acierto; estoy muy feliz con esta elección”, concluye emocionada. Solange, la nena mayor, ya se recibió. Después le tocará al resto de sus hermanos. Y será en el Ejército de Los Andes, por supuesto.

 


 

Miércoles 2 de Enero de 2013 | Area Educativa


subir