El adiós a un histórico

Con el fallecimiento de Jorge Sureda se va un hombre de toda la vida en el club. Durante más de 30 años, todos pasaron por su camilla de masajes. Lo vamos a extrañar.

 

Algunos se enteraron escuchando la radio yendo para la cancha. Y la multitud que estaba en el Gallardón para ver el partido con Temperley escucharon la noticia por la voz del estadio. Falleció Jorge Sureda,  masajista histórico del Club Atlético Los Andes. Un hombre de toda la vida en el club. Las fotos que publicamos en este pequeño homenaje, lo testimonian. Más de 30 años de trabajo y compromiso por Los Andes.

Cualquiera en al club puede hablar de Jorge. Alguien que trabajó muy cerca, hasta hace poco tiempo, fue Marcos Díaz, actual coordinador de los preparadores físicos de nuestras divisiones juveniles y uno de los "profes" en el último paso del equipo por Primera. "Me impactó mucho la noticia. Trabajamos con Jorge en aquellos años inolvidables. Me acuerdo que me veía venir con la pesas y me decía. "¿Qué hacés, Martín Fierro?".

Fede Aimetta lo conoció de su época de alcanzapelotas. "Me acuerdo que unos años después me contó una anécdota que pinta su relación con los técnicos. Estaban de pretemporada y él estaba enfermo, sin bajar de la habitación. Y que el Beto Pascutti le subió un plato de sopa a la pieza. El valoraba mucho ese gesto", cuenta Fede.

Su papá, Hugo, trabajó con Sureda en su etapa como Dt junto al Nene Díaz.  "Jorge a veces era un poco cascarrabias, pero por sobre todas las cosas, un buen tipo", lo define el Pato, bien a su estilo.

Sureda no estaba actualmente vinculado al club, pero hasta el año pasado todavía se hacía alguna escapada a Villa Albertina para ayudar con los juveniles. "Ahora Ginarte tiene con él a su masajista", se consuela el profe  Marcos. Claro, Sureda es otro Jorge histórico del CALA...

Nosotros acompañamos su recuerdo rescatando algunas imágenes que él mismo aportó para los almanaques oficiales del club y que después quedaron en nuestros archivos. Ahí lo ven en 1993, con el Bichi Fuertes, Cacho Córdoba y el Flaco Saiz; antes, en el banco de aquel equipo que por unos pocos partidos dirigió Mostaza Merlo; y en el 86, con Paolorossi, Hernán Díaz, Lanzidei y el Flaco Galloni, los rosarino que jugaban un fútbol de alto nivel.

  

Miércoles 17 de Abril de 2013 | Fútbol Profesional

subir