LOS ANDES 1

Un muy buen partido de Los Andes que mereció un resultado más abultado a su favor. Solo resta un paso mas!! VAMOS QUE SE PUEDE!!

Por Leandro Saltamerenda

Levantá los brazos y hacé flamear la bandera como nunca. El rojo y blanco vuela bien alto. No hay frío que valga para sacarse la remera. Todos se suman a la fiesta y las excusas están a un lado. Las dudas ya son cuestión del pasado; ahora reina el optimismo. Un socio vitalicio se da unos minutos y, con lágrimas entre sus ojos, estrecha las palmas como síntoma de agradecimiento. La ovación retumba en cada rincón del Eduardo Gallardón. Cómo no aplaudir a estos jugadores si dejaron la vida en otra batalla. Dieron otro paso clave para acercarse aún más a ese sueño que se llama B Nacional. Sí, con buen fútbol y mucha actitud, Los Andes se ilusiona a lo grande. Porque sus individualidades y el rendimiento colectivo pesaron más que el complejo de grandeza de Nueva Chicago. El Milrayitas jugó el partido como debía y sacó adelante esta final. A lo largo de todo el encuentro, el conjunto de Rodolfo Della Picca fue superior a su rival y recién pudo doblegarlo con el derechazo goleador de Darío Ruiz. Tal vez fue escasa la diferencia, pero a quién le importa. El primer chico de la Promoción se quedó en el Sur y con un empate en la revancha, Lomas vuelve a la segunda categoría del fútbol argentino. De esta forma, nada es imposible…
Nadie quería perderse el cruce con el Torito y por eso, los hinchas coparon el estadio. Desde temprano se sentía ese aire esperanzador. “Hoy hay que ganar Milrayitas, hoy hay que ganar…”  rezaba el canto popular. Y en el campo de juego, Los Andes aceptó el rol de protagonista y salió a buscar la victoria desde el minuto inicial. Marcos Brítez Ojeda se hizo dueño del medio campo y en sus pies nacieron las principales jugadas de su equipo. La buena circulación del 5, sumada a la movilidad de Gonzalo Bustamante, le dieron mucha agresividad al local. Además, Leonardo Luppino y Jonatan Tridente empezaron a mostrar las flaquezas del sector derecho de la defensa de Chicago y el peligro se hizo constante. El goleador Alberto Yaqué tuvo dos claritas para abrir el marcador, aunque falló en el momento de la definición. Primero no pudo empujarla tras un buen centro del Colorado y después perdió una inmejorable situación en el mano a mano con Jorge De Olivera. De a poco comenzó a crecer la figura del arquero visitante. Luppino también estuvo cerca de gritar el primer gol del partido, pero su remate fue bien interceptado por el 1. Hasta ahí fue todo de Lomas. Chicago sólo atinaba con contragolpes aislados y centros frontales sin destino. Cristian Zermattén y Jorge Cervera intentaban hacer valer su experiencia y sus intenciones se diluían sin daño alguno. Todas las acciones terminaban en poder de Patricio Grgona y Maximiliano Natalicchio. Tal vez, la más clara fue un tiro lejano de Franco Quiroga, que Luciano Díaz contuvo sin demasiados problemas. Sorprendió el bajo nivel de Chicago.
En el segundo tiempo no hubo cambio de roles ni mucho menos. Los del Sur siguieron con su dominio territorial y futbolístico, mientras los visitantes se replegaron bien atrás. A pesar de ello, el silencio se apoderó del Gallardón cuando el central Eduardo Méndez capturó un rebote de un córner y estrechó su derechazo en el travesaño. A su vez, cinco minutos más tarde, una media vuelta de Ariel Nahuelpán besó el palo derecho de Díaz y se fue cerca. No era merecido, pero el sufrimiento era real. Sin embargo, el Milrayitas lo tomó como una señal y se compenetró aún más en el juego. Los Andes iba e iba, pero sin perder el equilibrio defensivo. Mariano Sardi se convirtió en una amenaza frecuente por su sector y Cristian Vega hacía lo propio desde el suyo. Así, en una contra rápida, Quiroga agarró de la camiseta al incansable Brítez Ojeda y el árbitro le sacó la roja. Era el momento indicado para hacer valer la diferencia. Y en la jugada siguiente, Darío Ruiz se vistió de héroe y clavó un zapatazo bien arriba, lejos de las manos de De Olivera. G-O-L-A-Z-O con todas las letras -el primero de la carrera del pibe- y chau desventaja deportiva. Ahora el que estaba arriba era Lomas. Costó, pero llegó el desahogo contenido. De repente, los corazones se aceleraron y el humo Rojo de la popular empezó a desparramarse por el resto del estadio. El aliento era incesante. El carnaval se bailó al ritmo del Milrayitas y el Torito lo sintió. Porque los de Ricardo Rezza nada pudieron hacer ante la convicción de este gran equipo. No asombró ver el sacrificio final hasta el último minuto. La buena preparación física es evidente y los objetivos claros. Hay una meta y quiere cumplirse. Qué Chicago era difícil de visitante. Qué Los Andes no podía ganar con el árbitro Javier Ruiz en cancha. Qué la diferencia entre categorías es notoria. Tantas cosas se pensaron. Para estos jugadores nada es imposible. Meses atrás el sueño de volver a la B Nacional era algo impensado. Ahora está más cerca que nunca. Falta un solo paso y Los Andes quiere darlo la semana próxima. Para alegría de toda la gente, para que vuelva a estallar el Sur, para que la bandera roja y blanca vuele bien alto…


Síntesis

Los Andes 1

Luciano Díaz; Cristian Vega, Patricio Grgona, Maximiliano Natalicchio, Mariano Sardi; Darío Ruiz, Marcos Brítez Ojeda, Leonardo Luppino; Gonzalo Bustamante (ST 42` Nicolás Martínez); Jonatan Tridente y Alberto Yaqué (ST 37` Martín Avalos). DT: Rodolfo Della Picca.

Nueva Chicago 0

Jorge De Olivera; Joel Barbosa, Eduardo Méndez, José Solaberrieta, Jonathan Ceratto; Adrián Scifo (ST 31` Agustín De la Canal), Damián Lemos, Franco Quiroga; Cristian Zermattén (ST 31` Pablo Ruiz); Jorge Cervera (ST 31` Alejandro Martinuccio) y Ariel Nahuelpán. DT: Ricardo Rezza.

Gol: ST 29` Dario Ruiz (LA).

Amonestados: PT 36` Vega, PT 42` Sardi y ST 29` Ruiz (LA); PT 33` Ceratto y PT 40` Méndez (NC).

Expulsado: ST 38` Quiroga (NC).

Arbitro: Ariel Javier Ruiz.

Asistentes: José Zdonek y Julio Ayala.

Cuarto árbitro: Alejandro Toia.

Recaudación: $47.754.

Cancha: Eduardo Gallardón.

Sábado 21 de Junio de 2008 | Fútbol Profesional


subir