Lo que dejó la final

Apostillas de un sábado intenso en el Gallardón.

 

CAPACIDAD A FULL. El que trabajó fuerte en la semana fue el socio y querido amigo Roberto Suyo, responsable de las acreditaciones de prensa.  La radio, la TV, los diarios, las revistas y las páginas web gestionaron128 credenciales para el partido con Chicago. Eso, sin contar los pases anuales que tienen los medios partidarios de Los Andes. En total, hubo más de 160 periodistas cubriendo el partido, algo que solo registra antecedentes en la época de Primera División. Hubo 16 transmisiones radiales del partido. Las cuatro habituales de Los Andes, cuatro de Chicago, y ocho de radios que cubren el ascenso. Los periodistas partidarios de Chicago que trabajaron en el Gallardón fueron 56. Tal fue la demanda que los tres palcos oficiales del estadio –que normalmente se usan para recibir invitados especiales y para las tareas del equipo de Prensa y Difusión- fueron destinados a alojar a las transmisiones radiales. Dos equipos se tuvieron que acomodar en cada palco. Un situación inédita en los últimos años: hasta en partidos que despiertan mucho interés, como los clásicos copn Temperley, quedan libres una o dos cabinas. El desafío también fue grande para el equipo de catering a cargo de Ernesto Verta. Todo un éxito con el trato, los sandwichs y los saladitos.

ILUSTRES. Todo el mundo estuvo el sábado en el Gallardón.  Con los ex jugadores, que el público, saludó afectuosamante se podría armar una selección milrayitas de varias épocas: el Pato Aimetta, Tato Giorgi (el jugador que se puso más veces la milrayitas), Carlitos López, la Vieja Pizarro, siempre al lado del club: Julio Zavatto –otro infaltable- campeón del 57; Hilario Bravi, aquel del bigotón hoy DT; Gabriel Caiafa y el Gaby Lobos, héroes del último Ascenso a primera. Y otros que a lo mejor no brillaron con la milrayita, pero también estuvieron el sábado: el Negro Godoy, el arquero Giménez, el polaco Wisniesky.  Lázaro Bazan y Matías Maidana también dieron el  presente en la platea.    

¿VAMOS VER SI FUE OFFSIDE? Los plateístas de Los Andes ya se acostumbraon a darse el lujo: juntarse en el entretiempo en la confitería-restoran del estadio para repasar las jugadas por la tele. Y, de paso, darse un vuelta por el local de Lomasmanía y llevarse algún recuerdo. La confi desbordó de gente y hubo nutridas mesas de entrenadores del ascenso. La lista de los que estuvieron en la cancha es bien larga, desde  Blas Giunta, Guillermo Duró y Salvador Pasini, hasta Luis Blanco, el Negro Rodríguez...

SOTANA PARA UN GRANDOTE. Gritamos como locos con el gol de Darío. Y un uuuuhhhh de alivio, se escuchó con el balazo en el travesaño de Luciano Díaz. Pero también hubo un ahhhhhhhh de sorpresa y placer futbolero: fue cuando Mariano Sardi le metió un precioso caño al grandote Nahuelpán. A Maxi Natalicchio y al Pato Grgona les tocó el trabajo duro contra las mañas del nueve pelado, pero Mariano lo convido con esta sutileza “No soy de hacer lujos, pero cuatro o cinco caños en mi carrera habré tirado”, comentó Sardi, distendido, a los cronistas de esta página ¿Alguno que se acuerde de este año? Uno contra Tristán, del lado del banco de los suplentes.

Lunes 23 de Junio de 2008 | Fútbol Profesional


subir