Color local

La lluvia no apareció, pero el Gallardón se vistió de Rojo y Blanco y simplemente faltó el triunfo. Además, la cantidad de medios, las rachas, lo que se viene…

 

Por Paul Bordis

SIGUE AL FRENTE: El Milrayitas continúa con su supremacía sobre el Gasolero luego del empate obtenido en Lomas. Jugaron 94 partidos, en los que Los Andes se quedó con la victoria en 37 ocasiones, mientras que el Celeste lo hizo en 31 oportunidades y esta nueva igualdad amplía a 25 los encuentros igualados. La mala es que pasaron 6 años de la última alegría del equipo del Rojo en el Gallardón: aquel 2-1, con doblete de Daniel Vega el 12 de mayo del 2007. Otra negativa es que el CALA hace 2 años que no le gana a Temperley, el último triunfo fue el 22 de febrero del 2011, con goles de Fede García y el Colo Tridente.

DE RACHAS VIVIMOS: Sigue invicto, ¿qué tal? A pesar del empate frente al equipo de Turdera, Los Andes alcanzó transitoriamente la punta, porque después ganó Atlanta y se subió a la cima. Además, el conjunto de Felipe De La Riva es el único invicto de la categoría: lleva 12 partidos sin caídas, producto de 8 igualdades y 4 triunfos. Por si fuera poco, los números le vuelven a sonreír: el de Lomas tiene la valla menos vencida con sólo 5 goles en contra y tiene 7 tantos a favor por diferencia de gol.

CALUROSA BIENVENIDA: Que Los Andes es especialista en motivar a su equipo desde la tribuna no quedan dudas. Ahora, el cotillón y la puesta en escena que apareció en la noche del domingo con la salida de los 11 guerreros de De La Riva fue increíble, de otra categoría. Las miles y miles de almas que alentaron en el Gallardón celebraron a puro aliento desde todos los puntos: la Palacios, la platea y hasta la cabecera aportaron ese toque distintivo de la banda de Los Andes. Tan estruendoso, tan impactante fue el saludo al once titular que dos protagonistas se refirieron de la misma manera ante semejante espectáculo. Primero, Oswaldo Blanco declaró: “Se me puso la piel de gallina con el recibimiento, te soy sincero. Cada vez que pasa el tiempo me doy cuenta del club en el que estoy y creo que es una cosa muy linda que no se me va a olvidar”. El goleador, Noriega expresó: “El recibimiento fue increíble. La verdad que fue impresionante, por eso queda ese gusto agridulce de no poder brindarle a la gente lo que ella nos brindó a nosotros”.

MEDIOS POR DOQUIER: Muchísima convocatoria por parte de los medios acreditados para este importante encuentro: más de 120 pasaron por la puerta de Prensa y ocuparon su lugar en la platea o en las cabinas. Dentro de los característicos portales y medios gráficos del ascenso y de los diarios presentes, se acercó gente de Venezuela, Inglaterra y hasta de Alemania. Una locura sin fronteras, la verdad.

PERRO QUE LADRA, SÍ MUERDE: Cambiamos el refrán y lo bien que hicimos, sino pregúntenle a los oficiales que se encontraban frente a la platea, cerca del túnel. Promediaba el primer tiempo y un pelotazo pasó cerca de los efectivos que tenían un perro cada uno. En la derecha, estaba un bravo rottweiler y, atrás un pastor alemán con pocas pulgas. El alemán le ladró a la pelota y el rottweiler, algo confundido quizás, le saltó a la yugular creyendo que el ladrido del colega era para él. La cosa no pasó a mayores ante la intervención de los oficiales y todo quedó entre gruñidos, dientes amenazantes y alguna que otra escaramuza que se valió la caída del casco de un policía.

FRATERNIDAD: Los Departamentos de Prensa de Los Andes y Temperley  trabajaron de manera conjunta para poder pasar una noche tranquila. Es por ello que queremos destacar la buena voluntad y la predisposición de la gente del Celeste. Otro Departamento que se llevó las palmas fue el de Damas: nuestras chicas agasajaron a los dirigentes visitantes en el entretiempo y nuevamente hubo un buen clima entre Milrayitas y Gasoleros. Por supuesto, desde nuestro lugar, repudiamos y estamos en contra de cualquier hecho de violencia que pueda generarse en un estadio de fútbol.

A MOVERSE: Aquellos jugadores que no habían sido tenido en cuenta entre los 18 que concentraron para el encuentro ante Temperley, entrenaron por la tarde en el estadio realizando trabajos físicos y de coordinación. En cambio, el plantel trabajó separado en el lunes: los que jugaron ante el Celeste realizaron trabajos regenerativos en el Gallardón y, los que no habían jugado, fueron a trabajar en Albertina y jugaron contra el Selectivo de Inferiores.

EL PRÓXIMO COMPROMISO: Los Andes no descansa y ya piensa en el próximo encuentro que se juega esta semana ante Chicago, por aquel encuentro postergado de la 8va fecha por culpa de la bendita lluvia. Hoy se confirma el horario.

 

Lunes 21 de Octubre de 2013 | Fútbol Profesional


subir