Un amor incondicional

Lucho Madia es un histórico del Básquet y lleva a Los Andes en la sangre. El Sitio Oficial se acercó al Microestadio José Manuel Miguel para dialogar con el jugador y conocer su historia. Presente y comienzos, en esta entrevista

 

Por Mauro Castro

Pese a que la Primera División del Básquet de Los Andes esta semana no tiene competencia por los puntos, en el Sitio Oficial aprovechamos para analizar el presente de la actividad, y conocer el pensamiento de sus actores. En esta oportunidad, dialogamos con Luciano Madia, un histórico de la disciplina, y fanático del club.

Madia hace 12 años que forma parte del básquet Mil Rayitas y es hincha incondicional de Lomas.  Y eso se nota en su convicción y pasión de sus declaraciones.

 

¿Cómo ves al grupo de Primera?

Este año estamos mucho mejor a comparación de lo que fue el año pasado. Realmente se armó un buen grupo, y más que nada, además de jugar al básquet nos estamos conociendo mucho fuera de la cancha, que eso también es importante para un deporte en conjunto.

Habían tenido un arranque irregular por algunos resultados negativos, pero después tuvieron una levantada.

Los primeros partidos teníamos muchos jugadores nuevos, de otros clubes. Habíamos quedado cuatro del plantel anterior. Una vez que nos conocimos, el rendimiento y los resultados empezaron a cambiar, y ahora le estamos encontrando la mano. De a poco.

Si tuvieras que marcar uno o dos puntos a mejorar, ¿cuáles serían?

Durante los encuentros, hay momentos en los que nos perdemos, nos vamos del partido, donde el otro equipo nos saca 10 o 15 puntos y se hace muy difícil remontarlo. Ese es el punto a mejorar. Tenemos desconcentraciones, y nos falta conocernos.

¿Qué les pide Ezequiel en las prácticas o en la preparación de los partidos?

Defensa. Que defendamos. Podes ganar 4-0. Tenes que defender. Si mantenés el cero, ganás. Eso es lo que pide Ezequiel.

Hace algunas fechas tuvieron una buena racha, donde lograron algunas victorias consecutivas, pero en el último partido cayeron. ¿Cuál crees que puede ser la causa?

Para mí es la cabeza. Lo que pasó es que nos levantamos con un equipo que venía tercero, al primero y al segundo les peleamos el encuentro. Y después de eso se suponía que jugábamos con un rival más sencillo en teoría y en el segundo cuarto nos fuimos del partido, y quedamos 20 puntos abajo con un equipo que en la tabla está en una posición inferior.

¿Trabajan la motivación de alguna forma? 

Ezequiel todo el tiempo está atrás nuestro diciendo ‘dale para adelante, seguí adelante, esto es un grupo’, lo mismo nosotros. A parte de entrenar nos juntamos afuera para afianzar el grupo que para mí es lo que te lleva a ganar.

¿Cómo ves el futuro del equipo?

Yo creo que vamos a clasificar a los play off – participan ocho equipos- y ahí es diferente. Uno contra uno, donde vamos a intentar ganar.

¿Cómo comenzaste a practicar el deporte?

Empecé por mis amigos, ellos en vez de jugar al fútbol, jugaban al básquet, y un día me llevaron a jugar con ellos y me gustó. Vengo desde los 7 años.  Jugando en Los Andes salí campeón dos veces, me fui al descenso, ha pasado de todo.

¿Alguna vez pensaste en dejar de jugar al Básquet?

No, desde que llegué a Los Andes nunca. Además, tengo la particularidad de ser hincha del club y defiendo la camiseta porque es mía, la siento mía.

 

Jueves 27 de Agosto de 2015 | Básquet Masculino

subir