Toquecitos cortos

Con la fuerza a goles de dos futbolistas surgidos de Villa Albertina, Los Andes festejó después de mucho tiempo al ritmo de cuarteto. Además, Ale Noriega se llevó el reconocimiento por sus 100 partidos con la Mil Rayitas.

Por Pablo García

• Villa Albertina dijo presente: Los juveniles surgidos de las Inferiores tuvieron su bautismo sagrado en la red. En su partido 55, Seba Valdez cumplió su sueño de convertir por primera vez y abrió el marcador con un fortísimo remate de media distancia que se clavó en la ratonera, que lo festejó de corazón haciendo con sus dedos “VA”, por el predio de Villa Albertina. “Más allá del gol, es importante que sumamos en casa. El tanto es un plus en equipo que va encontrando el sistema y gana abultadamente”, señaló el futbolista. Con pasaje también por la cantera de Vélez, el defensor categoría 95` comenzó a edad temprana en el predio, que queda cerca de su casa. Marcelo Barrera, quien lo había dirigido de juveniles, lo hizo debutar en 2016 en un partido ante Villa Dálmine como reemplazo de suspendido Gabriel Tomasini, casualmente su coequiper de saga en el primer ciclo de Biggeri. Desde allí, Valdez aprovechó su oportunidad y ganó protagonismo para ser un indiscutido titular.

Por otro lado, el nicoleño Ulises Ortegoza, quien fue ascendido a Primera a principios de año, se sacó la mufa de su partido debut ante Acassuso. Esta vez ganó el mano a mano y no tuvo piedad ante el arquero del Mate para festejar por primera vez, en casi un total de 90’ entre ambos cotejos donde participó.

• Cuartetazo: A festejar a todo ritmo esta goleada, ya que no consigue sumar esta cantidad de goles desde 2015, cuando le ganó en abril a Douglas por 5 a 2 (previamente 4-1 a Independiente Rivadavia) ¿Y el último 4 a 0? Fue también el equipo comandado por Nardozza: en el torneo 2014, en el que se consagró campeón, le propinó una paliza a Armenio, con inclusive tantos de Noriega y Galeano, que hoy visten nuevamente la Mil Rayitas. Además, Los Andes cumplió con su cuota en el historial ante Argentino, al meter el doble de su promedio de gol y rompiendo con una racha negra de casi 40 años, aunque solo fueron ocho cruces. 

• Noriega superó los 100: Por haber cumplido con un centenar de actuaciones con la casaca del Mil Rayitas en el partido ante Villa San Carlos, el querido Ale Noriega fue reconocido por el club que le entregó el presidente del club, Víctor Grossi, y también la gente a puro aplausos. “El reconocimiento es un mimo a la carrera. Esto es lo que uno sueña cuando comienza desde chico y más en una institución como ésta, que me tiene enamorado”, dijo el ya histórico delantero, único fue goleador de Los Andes en tres temporadas consecutivas, solo superado por artillero del club Angelito Del Moro con uno más, y que sus 37 tantos con la Mil Rayitas lo colocan dentro del top 20 (17° puesto) de goleadores de Lomas. “En lo personal no veo la hora de volver a convertir nuevamente; pero me pone feliz cuando ganamos y estamos todos contentos”, concluyó el capitán, quien se fue ovacionado de la cancha  cuando lo reemplazaron bajo muchos aplausos y el grito: “Norieeega, Norieeega, Norieeega”.

• En todos los sectores: Gran desempeño de Luis Monge tanto por la banda derecha como izquierda, que tuvo como recompensa su primer gol con la casaca Mil Rayitas. “Estoy muy contento con el gol porque no estoy acostumbrado. Tengo una felicidad enorme y espero que sea el primero de muchos”, destacó el Negro. “Jugué varias veces de 3 pero nunca de carrilero por izquierda. Mientras pueda ayudar al equipo en la posición que sea debemos hacerlo de la mejor manera”, comentó Monge sobre su posición final, tras la lesión de Dimas Morales.

• Sin goles de delanteros: Como curiosidad, de los cinco festejos cosechados, ninguno pertenece a los más adelantados en el campo de juego. “Rescato que tanto los volantes como los defensores se sumen para llegar al gol, porque cuando marcan a los delanteros en el área cualquier volante puede romper sin que nadie lo tome. Hay un esfuerzo enorme de los chicos para poder a llegar a finalizar la jugada”, reconoció Ale Noriega en conferencia.

• Expulsados y aplaudidos: ¿Dejar a un equipo con 10 no significa el repudio de sus hinchas? No, incluso los rivales se llevan casi una ovación. Fue el caso de Julián Vivas que regresó a Lomas pero defendiendo otra camiseta. El juvenil delantero surgido de Villa Albertina estuvo a puro abrazo y saludo y conversando con sus ex compañeros categoría ’95, como el Chupete Espínola y Seba Valdez. Pero en cancha, al parecer se le soltó la cadena cuando no le cobraron una supuesta infracción en plena área y, ante la airada protesta, el árbitro no tuvo paciencia y le mostró la roja directa. Cuando se retiraba, el delantero que convirtió tres tantos en Los Andes, recibió el reconocimiento por su pasaje en el club. La otra expulsión directa la sufrió Máximo Levi, quien debutaba como titular en el conjunto de Lomas.

Miércoles 28 de Agosto de 2019 | Fútbol Profesional


subir